Policiaca
A prisión, por denunciar corruptelas de la cárcel distrital de Jonacatepec
*Cometidas por el director, custodios y trabajadores del lugar
El Sol de Cuautla
15 de septiembre de 2012



José Luis Rojas

Cuautla, Morelos.- Ahora es Miguel Castrejón Rosas, padre del reo Miguel Castrejón González quien se encuentra recluido en la cárcel Distrital de Jonacatepec, quien denunció al subdirector de este lugar, Agustín Aragón Sosa de cometer varios delitos en contra de su hijo, entre estos el abuso de autoridad, amenazas y lo que resulte, sólo porque Castrejón González se atrevió a denunciar las corruptelas que está cometiendo en complicidad con algunos custodios y trabajadores del lugar.

Mediante un escrito dirigido a la Dirección de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal y de la Procuraduría General de Justicia, el padre del interno, acusó a Javier Aragón Sosa de mantener a su hijo incomunicado y sin atención médica, por lo que estuvo apunto de morir, ya que padece asma y en medio de su encierro "alguien", echo cloro a la puerta de su celda, provocándole una severa crisis.

El denunciante explicó que todo inició el pasado dos de septiembre cuando su hijo tras ir a comprar a la tienda del interior del penal que manejaba el sobrino de Aragón Sosa y su mujer de este, y no recibir el cambio de un billete de 200 pesos, le insistió en que le diera su dinero, pero éste de mala manera lo ignoró, y al acudir ante Aragón Sosa a comunicarle la situación, fue insultado y amenazado.

Posteriormente el reo denunció públicamente cómo Aragón Sosa y sus incondicionales se estaban robando la comida y los abarrotes que se supone le envían para los alimentos de los reos, mismos que incluso vendían en la tienda que manejaba su sobrino.

En consecuencia desde el día 3 hasta el 10 de septiembre fue encerrado en una celda, donde lo mantuvieron incomunicado, y ni su padre ni su madre pudieron irlo a ver, pues se encontraban enfermos, no fue sino hasta ese día diez que un comandante de custodios se compadeció de él y lo sacó de su celda cuando estaba a punto de morir por una crisis de asma.

Sólo así pudieron saber de su hijo, ya que los días anteriores cuando le hablaban por teléfono y preguntaban por el, les decían que estaba bien y con toda la población del penal, pero cuando finalmente pudieron ir a visitarlo se encontraron con que Javier Aragón, mediante prebendas a algunos reos, había hecho que estos lo acosen y amenacen y con el pretexto "de que nadie lo quiere", lo mantiene incomunicado, violando sus elementales garantías y derechos humanos, por lo que exigió que las autoridades investiguen los hechos y castiguen estos abusos, al tiempo de que responsabilizó de lo que pueda pasarle a su hijo, a Javier Aragón, pues insistió en que ha hecho que varios presos, estén en contra de Miguel y hasta de ellos cuando acuden a la visita.