Cuautla
Promueven tradiciones indígenas en centros escolares
Escuelas indígenas de Tetelcingo, promueven las tradiciones y cultura de esta comunidad. Foto: El Sol de Cuautla
* Mediante bailes y la enseñanza de la lengua Náhuatl
El Sol de Cuautla
31 de mayo de 2010

Gabriela Martínez

Cuautla, Morelos.- Para conservar la identidad de la comunidad indígena de Tetelcingo y que ésta no se pierda entre las nuevas generaciones, en los centros educativos ubicados en la comunidad, directivos, maestros y padres de familia promueven las tradiciones y la cultura de esta comunidad mediante la realización de bailes típicos, así como la enseñanza de la lengua Náhuatl.

Ejemplo claro de lo anterior ocurre en el Jardín de Niños "Tunalxuchetl", cuyo significado es "Flor de Girasol", donde los niños inscritos dominan la lengua Náhuatl, además del español, gracias al esfuerzo de sus maestras por preservar su lengua nativa y conservar su identidad.

Ubicado en la colonia Las Cruces, de la comunidad de Tetelcingo, en este centro educativo se incluye en su plan de estudios la enseñanza de los bailes típicos de la comunidad, destacando el baile "Del Guajolote" y "Las Tetelcingas". Mediante el primero de ellos, los niños conocen el ritual indígena del matrimonio y a través del segundo, se resalta la importancia culinaria de los platillos y la alimentación de los tetelcingos.

Teodora Balón, directora del referido preescolar, consideró fundamental que entre las nuevas generaciones de niños se promuevan las tradiciones de la comunidad, a fin de que éstas no se pierdan con el paso del tiempo y se conserve la identidad de esta localidad, la cual ha sobrevivido por muchas generaciones.

Explicó que con el baile de "Las Tetelcingas", se muestra también a las niñas la belleza y singularidad de su traje típico, el cual consiste en un huipil y una falda azul oscuro amarrada con amplios pliegues por medio de una faja tejida de color azul o rojo. Dicho traje, agregó, es una herencia de la cultura Olmeca.

Actualmente al caminar por las calles de la comunidad, todavía puede observarse a las mujeres mayores portando dignamente su traje tradicional, aunque ya casi ninguna usa sobre su cabeza la jícara en la que preparan y consumen sus alimentos.

"Es muy importante para nosotros como maestras y responsables de los niños, enseñarlos a querer y respetar sus tradiciones, con ello los enseñamos también a conservarlas y evitar que se pierdan o se mezclen con otros hábitos actuales de vida", opinó la entrevistada.

Para lograr lo anterior, consideró, es fundamental el apoyo de los padres de familia, quienes también deben participar en las actividades que promueve la escuela para que sus hijos aprendan y conozcan las costumbres de Tetelcingo, las cuales han sobrevivido por varios siglos.