Cuautla
Dos calcinados en la Col. Universo 2000
Ejecutados y calcinados dos presuntos delincuentes en la colonia Universo fueron, por sedicentes sicarios del Cartel del Pacifico Sur. Foto: El Sol de Cuernavaca
El Sol de Cuautla
13 de abril de 2010

José Luis Rojas

Cuernavaca, Morelos.- En el interior de una casa propiedad de la agente del Ministerio Público, de la Procuraduría General de Justicia, Mónica Orihuela Rosas, localizada en la calle PEMEX de la colonia Universo fueron ejecutados y calcinados los cuerpos de dos presuntos delincuentes, por sedicentes sicarios del Cartel del Pacifico Sur. Una de las víctimas podría ser el comerciante, Mario Martínez.

Fue aproximadamente a las 15:50 horas cuando reportaron a los teléfonos de emergencia un incendio en una casa habitación en la Calle PEMEX, número 104 de la colonia Universo, destacando los vecinos que en su interior, al parecer se encontraban dos personas ya calcinadas y que una de éstas, podría ser Mario Martínez, de unos 40 años de edad y presuntamente de oficio comerciante.

Vecinos del lugar, dieron a conocer que poco antes de que iniciara el incendio, se escucharon disparos de armas de fuego, por lo que se presume que las víctimas fueron ejecutadas, además de que a uno de los cadáveres pese a estar calcinado, se le apreciaba un cuchillo atravesado en el cuello.

Al lugar arribaron elementos de Bomberos y Protección Civil, para sofocar el fuego y tras lograrlo en la pared se pudo leer una pinta que decía "C.S.P. Cartel de Pacifico Sur Resistencia".

Además, fuera de la vivienda consumida por el fuego, estaba estacionado un vehículo marca Chrysler tipo Phantom de color gris con placas 297-NEM del Distrito Federal.

Al realizar el personal de los cuerpos de seguridad, las primeras investigaciones se pudo conocer que dicha vivienda incendiada es propiedad de Mónica Orihuela Rosas, de 40 años de edad, quien se desempeña como agente de Ministerio Público del fuero común, quien tiene su domicilio en la calle Ignacio Allende de la colonia Antonio Barona.

Sobre lo que había pasado en su propiedad, informó que la casa la había prestado a su hermana Graciela Orihuela Rosas hace un par de años, pero está por estar enferma se había ido a vivir a la casa de su mamá, en la avenida Otilio Montaño número 21 de la colonia Antonio Barona.

Explicó Mónica que con Mario Martínez, de oficio comerciante, Graciela Orihuela García había tenido una relación marital de la que procrearon tres hijos, que los mantenía su hermana como madre soltera.

Mientras tanto, vecinos de la casa incendiada aseguraban que en el interior se encontraba el multicitado, Mario Martínez sin que esto, se pudiera confirmar, destacándose además que este se dedicaba a la venta de autopartes, presumiblemente robadas.