Cuautla
Mal de Huntington o mal de sambito afecta a más de 200 mil personas
El IMSS brinda terapias de rehabilitación y medicamentos para controlar el "Baile de San Vito". Foto: El Sol de Cuautla
* Movimiento involuntario y demencia sus síntomas: IMSS
El Sol de Cuautla
19 de enero de 2009

La Redacción

Cuautla, Morelos.- Problemas de la coordinación motora, movimiento anormal e involuntario en brazos, piernas y tronco del paciente, así como trastornos del estado mental, son síntomas característicos de la enfermedad de Huntington, que afecta a uno de cada 200 mil habitantes en el mundo.

Los derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con mal de Huntington, son atendidos con terapias de rehabilitación y prescripción de medicamentos que ayudan a mejorar su calidad de vida.

Jesús Flores Ciro, neurólogo y neurofisiólogo del Hospital General Regional (HGR) No. 1 "Carlos MacGregor Sánchez Navarro", informó que "lo principal es tratar los síntomas con medicina que ayuda a disminuir la intensidad de movimientos, y que permiten restablecer la coordinación y equilibrio del pensamiento", informó.

Precisó que los especialistas de las Unidades de Medicina Física y Rehabilitación (UMFR) del Instituto, capacitan a los enfermos para que puedan manejarse en forma independiente. Aprenden a vestirse y les enseñan a realizar sus actividades con la aptitud funcional que tienen.

Conocido también como "Baile de San Vito", su origen es hereditario y fue descrito en 1872 por el médico estadounidense George Huntington. Un gen defectuoso produce trastornos en células de los ganglios basales, en un área profunda del cerebro, que ocasionan mal funcionamiento en la producción de neurotransmisores y generan los síntomas denominados coreicos (del griego Corea, que significa danza).

Aunque el mal de Huntington es de baja incidencia en México, resulta difícil su diagnóstico y puede confundirse con otros padecimientos. Se estima que en el país hay alrededor de ocho mil enfermos de este mal.

El tratamiento que reciben en el instituto es mediante la prescripción de medicamentos para reducir y controlar los síntomas de conducta: ánimo cambiante, ansiedad, agitación, depresión, pérdida de la memoria y demencia, precisó el neurólogo del Seguro Social.

Debido a que la enfermedad de Huntington no se puede prevenir y se manifiesta en edades adultas, después de los 50 años, es muy importante el consejo médico sobre el riesgo en los descendientes.

En el IMSS, explicó Flores Ciro, "se brinda asesoría y orientación en cuanto a planificar la familia, y se advierte del tipo de trastornos potenciales que pueden presentar los hijos, a fin de que decidan con plena conciencia la descendencia que quieran tener".

Hasta ahora no hay forma de cambiar el perfil genético de la afección y, en casos excepcionales, la desarrollan personas jóvenes; hombres y mujeres por igual, sin predisposición de género.

Cuando una persona sin antecedentes familiares presenta la patología, se debe a una mutación en los cromosomas, un cambio inesperado e inexplicable que lleva a desarrollar el llamado "Baile de San Vito", añadió el también neurofisiólogo.

La atención que ofrece el Seguro Social a los derechohabientes en etapa avanzada de esta enfermedad es de carácter multidisciplinario, acuden a consulta con el neurólogo, nutricionista, urólogo, nefrólogo o infectólogo, debido a las complicaciones en vías respiratorias, infecciones urinarias, úlceras en la piel y problemas para deglutir.

En las clínicas y hospitales del IMSS se cuenta con grupos de apoyo, en los que se orienta a la familia sobre el padecimiento y aprenden a cuidar al enfermo, que es incapaz de atenderse y requiere ser auxiliado en casi todas sus necesidades, de manera que se mejore la calidad de vida.