Opinión
Derecho Familiar
Julián Güitrón Fuentevilla
Fundamentos jurídicos para establecer en México los juicios orales en Derecho Familiar

Organización Editorial Mexicana
10 de febrero de 2008

(Séptima y Ultima Parte)

RESUMEN

Como lo han constatado, los diferentes testimonios de nuestros distinguidos lectores, la propuesta para establecer en México los juicios orales mixtos en Derecho Familiar, ha tenido una gran acogida. Los diferentes aspectos regulados por el Derecho Familiar adjetivo y sustantivo, han dado como resultado, que de acuerdo con la reforma judicial que será aprobada en definitiva por la Cámara de Diputados, en algunos días, el Derecho Familiar y las instituciones que regula y protege, se verán beneficiados al establecer los juicios orales, que como esencia, destacan que en la primera y única audiencia, deberán desahogarse todos los elementos, supuestos, pruebas, testimonios, documentales y lo relativo al mismo, para que los Jueces Familiares, puedan, después de esa audiencia, tener los elementos suficientes para resolver todos y cada uno de los conflictos en Derecho Familiar, para que las soluciones sean prontas y expeditas y la familia, reciba en el plazo más breve, las soluciones que sean más convenientes para resolver la problemática que ancestralmente se han planteado en juicios largos y tediosos, haciendo nugatoria la justicia del Derecho Familiar, como fácilmente se puede constatar en la actualidad en que lo más elemental, como puede ser un conflicto de patria potestad, de alimentos o en su máxima expresión, un divorcio, por la deficiente legislación que los rige, se convierten en verdaderas telenovelas que desgraciadamente perjudican a todos y cada uno de los miembros de la familia, que directa o indirectamente participan en los conflictos y por supuesto las soluciones de primera y segunda instancias, por más sabias y atinadas que sean, dejan mucho que desear, sobre todo por el largo tiempo que se tomaron para emitir una sentencia. En esta última entrega, dejamos constancia de nuestra preocupación, para que pronto, la familia y sus instituciones, sean juzgadas dentro de esa reforma judicial, en el menor tiempo posible y sobre todo, respetando las garantías constitucionales que a las mismas tiene derecho. Como se lo planteamos a nuestros distinguidos lectores, que nos honran leyendo estas líneas, abordaremos lo trascendente, que desde nuestra perspectiva hemos propuesto para una mejor administración de justicia familiar.

APLICAR TODO EL RIGOR DE LA LEY

Agravar las cuestiones por falsedad y además establecer en Derecho Familiar, que si la persona citada para la prueba confesional, no lo hace por eludir la acción de la justicia, se le declare confesa, como dice la ley, de lo que ahí se ordene de las posiciones que se articulen y que sean calificadas de legales, porque de otra forma, la administración de justicia familiar, no llegaría y nuevamente, se estaría eludiendo el cumplimiento de todas esas normas. Las medidas disciplinarias a las que ya nos referimos, en la fracción II del artículo 62, para este caso, se mencionan multas hasta de 180 días de salario mínimo diario, dependiendo de la cuestión que tenga que aplicarse como corrección disciplinaria.

LAS PRUEBAS DEBEN RECIBIR UN TRATAMIENTO ESPECIAL

Por otro lado, encontramos la disposición en materia de pruebas en particular, en cuanto a su recepción y práctica, lo que en la confesión determina el artículo 308 que será fundamental para el juicio en estudio y que consideramos, debe establecerse en el Derecho Familiar mexicano. El artículo antes citado dice: "Desde los escritos de demanda y contestación a la demanda y hasta diez días antes de la audiencia de pruebas, se podrá ofrecer la confesión, quedando las partes obligadas a declarar, bajo protesta de decir verdad, cuando así lo exija el contrario.

"Es permitido articular posiciones al procurador que tenga poder especial para absolverlas, o general con cláusula para hacerlo".

FUNDAMENTAL EL TERMINO PARA OFRECER LA PRUEBA CONFESIONAL

Es clave este precepto, para el juicio oral en Derecho Familiar. El término del ofrecimiento para la prueba confesional, que si bien se habla de diez días y hasta antes de que se haga la audiencia de pruebas, en el juicio oral de Derecho Familiar, tendría que haber un cambio de 180 grados, para exigir que desde la presentación de la demanda, la contestación o reconvención en su caso, se fije la fecha para la audiencia por la trascendencia que ésta va a tener y no dejar las pruebas abiertas a la hipótesis, para que hasta diez días antes de la audiencia, se pueda ofrecer la confesional.

¿COMO DEBEN ABSOLVERSE LAS POSICIONES?

También se vincula esta norma con el artículo 310, que regula cómo deben absorberse las posiciones. En este sentido, el precepto ordena: "Las personas físicas que sean parte en juicio, sólo están obligadas a absolver posiciones personalmente, cuando así lo exija el que las articula -en Derecho Familiar esto no sería admisible y tendría que irse desde el principio a la respuesta personal- y desde el ofrecimiento de la prueba se señala la necesidad de que la absolución, deba realizarse de modo estrictamente personal y existan hechos concretos en la demanda o contestación, que justifique dicha exigencia, la que será calificada por el tribunal para así ordenar su recepción.

INDISPENSABLE SER "IUS FAMILIARISTA"

Sin perjuicio de lo señalado en el párrafo anterior, el mandatario o representante que comparezca a absolver posiciones por algunas de las partes -fijarse que esto es muy delicado en Derecho Familiar- forzosamente será conocedor de todos los hechos controvertidos propios de su mandante o representado, y no podrá manifestar desconocer los hechos propios de aquél por quien absuelve ni podrá manifestar que ignora la respuesta o contestar con evasivas, ni mucho menos negarse a contestar o abstenerse de responder de modo categórico en forma afirmativa o negativa, pues de hacerlo así se le declarará confeso de las posiciones que calificadas de legales, se le formulen. El que comparezca a absolver posiciones después de contestar afirmativa o negativamente, podrá agregar lo que a su interés convenga. Tratándose de personas morales, la absolución de posiciones siempre se llevará a efecto por apoderado o representante, con facultades para absolver, sin que se pueda exigir que el desahogo de la confesional se lleve a cabo por apoderado o representante específico. En este caso, también será aplicable lo que se ordena en el párrafo anterior". Nuevamente estamos en una hipótesis trascendente, que es la absolución de las posiciones en Derecho Familiar. Tendrá que hacerse una reforma para no eludir, a través de un representante, la esencia del Derecho Familiar. Señalar hipótesis específicas, en las que sólo los sujetos del conflicto pueden intervenir, no debemos olvidar que en una sola audiencia, el Juez resolverá, y que pueden haber muchos problemas con un representante. Aun cuando se trate de un representante bien proveído o bien habilitado, para el ejercicio de su mandato.

TRASCENDENCIA DE LAS PRUEBAS CONFESIONAL Y TESTIMONIAL

Así, vemos que todo lo referente a las pruebas confesional y testimonial tendría que ser objeto de un estudio pormenorizado y en conciencia, por la trascendencia que va a tener esta prueba. Incluso la presencia personal del sujeto en un divorcio, por ejemplo, es fundamental, sobre todo, si se están tratando de acreditar hechos que sólo a éste le pueden constar, y admitir en estos supuestos a un apoderado, sería rebajar la importancia del Derecho Familiar, por lo que tendría que irse por la hipótesis de que los sujetos, tengan siempre que comparecer y absolver personalmente las posiciones. Otras cuestiones con relación a los testigos, las reglas de audiencia y las pruebas y alegatos ya quedaron señaladas.

F) SENTENCIA BREVE Y CONCISA

En este caso, la ley determina en el artículo 949, que "La sentencia se pronunciará de manera breve y concisa, en el mismo momento de la audiencia, de ser así posible o dentro de los ocho días siguientes". Si bien es breve el precepto, es fundamental, porque haberle agregado la parte que dice, de ser así posible se dicte la sentencia o se den ocho días más, tendría que modificarse y en Derecho Familiar, determinar que como ésta se tiene que dictar, en el momento de la audiencia de pruebas y alegatos, el juez, el secretario y todo el personal del Juzgado tendrían que haber trabajado antes, para que en el momento, no haya falla, que estén los testigos, los peritos, los oficios y todo lo que se requiere, porque no debemos olvidar que en una sola audiencia, se va a resolver un juicio de esa magnitud. Por otro lado, si bien se dice que debe ser breve y concisa la sentencia, encontramos, por ejemplo, que en el artículo 81, en cuanto a los requisitos para las soluciones, las resoluciones y las sentencias, se ordena lo siguiente: "Todas las resoluciones sean decretos de trámite, autos provisionales, definitivos o preparatorios o sentencias interlocutorias, deben ser claras, precisas y congruentes con las promociones de las partes, resolviendo sobre todo lo que éstas hayan pedido. Cuando el tribunal sea omiso en resolver todas las peticiones planteadas por el promovente, de oficio o a simple instancia verbal del interesado, deberá dar nueva cuenta y resolver las cuestiones omitidas dentro del día siguiente. Las sentencias definitivas también deben ser claras, precisas y congruentes con las demandas y las contestaciones y con las demás pretensiones deducidas oportunamente en el pleito, condenando o absolviendo al demandado, y decidiendo todos los puntos litigiosos que hayan sido objeto del debate. Cuando éstos hubieren sido varios, se hará el pronunciamiento correspondiente a cada uno de ellos". Hay que insistir en la letra de la ley, cuando destaca que la sentencia, debe ser clara, precisa y congruente, porque no debemos olvidar que las partes van a recibir en un solo momento procesal, el de la sentencia, la solución que en algunos casos será definitiva, si no se apela y en otros, seguirá otro tipo de procedimiento, que a continuación destacaremos. Sin embargo, es fundamental que así como señala esta hipótesis, en que las sentencias sean claras, congruentes, etcétera, debe considerarse que en materia familiar, es tanto la condena cuanto la absolución del demandado o el actor, es complicada por todas las implicaciones que esto tiene.

FACULTADES EXTRAORDINARIAS AL JUEZ FAMILIAR

En el artículo 82 se destaca que no pueden mantenerse las fórmulas antiguas de sentencia y que hoy "quedan abolidas las antiguas fórmulas de las sentencias y basta con que el juez apoye sus puntos resolutivos en preceptos legales o principios jurídicos, de acuerdo con el artículo 14 constitucional".

PROHIBIDA LA RETROACTIVIDAD EN PERJUICIO DE LA FAMILIA

En este sentido, el artículo 14 constitucional que sería un fundamento trascendente para los juicios orales en el Derecho Familiar mexicano, bien sirve en sus diferentes expresiones, para entender que sería muy importante establecer el juicio oral en esta materia, el cual dice: "A ninguna ley se le dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna.

Nadie podrá ser privado de la vida, de la libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos, sino mediante juicio seguido ante los tribunales previamente establecidos, en el que se cumplan las formalidades esenciales del procedimiento y conforme a las leyes expedidas con anterioridad al hecho.

En los juicios del orden criminal queda prohibido imponer por simple analogía, y aún por mayoría de razón, pena alguna que no esté decretada por una ley exactamente aplicable al delito de que se trata.

En los juicios del orden civil -en Derecho Familiar no sería la excepción- la sentencia definitiva deberá ser conforme a la letra o a la interpretación jurídica de la ley, y a falta de ésta, se fundará en los principios generales del Derecho". Es de sobra conocido, que aun cuando la Constitución habla de los juicios del orden civil, en éste, por tradición se ha incluido al Derecho Familiar, hoy, al llevar todas estas cuestiones a un juicio oral, se le aplica el último párrafo en cuanto a que esa sentencia definitiva que dicta el juez, siempre deberá ser conforme a lo que la propia ley señala y si ésta fuera omisa, a diferencia de lo penal, debe basarse en los principios generales del Derecho, principios de legalidad en esta materia. Por supuesto, habría que considerar como otro fundamento, lo que dispone el artículo 4º de la carta fundamental, que al referirse a las garantías expresamente en Derecho Familiar, habla de la igualdad entre el hombre y la mujer; la libertad para procrear; el derecho a la salud; al medio ambiente; a la vivienda; los derechos de los menores y las cuestiones de la familia y por supuesto, al patrimonio familiar al que se refiere el artículo 123 fracción XXVIII.

Esa sentencia será fundamental, aun cuando se dicte en una audiencia de manera verbal, porque se estará, sin formulismos, buscando que se administre justicia de acuerdo con la Constitución. Por otro lado, encontramos el artículo 87 del Código de Procedimientos Civiles, que habla de los términos para dictar las sentencias, en que no debe haber formulismos y los plazos, en el caso concreto del juicio oral, se debe considerar una reforma importante; pero analicemos lo que dice este último artículo: "Las sentencias interlocutorias deben dictarse y mandarse notificar por publicación en el Boletín Judicial, dentro de los ocho días siguientes a aquél en que se hubiere citado para dictarse. Las sentencias definitivas deben dictarse y mandarse notificar por publicación en el Boletín Judicial, dentro de los quince días siguientes a aquél en que se hubiere hecho citación para sentencia".

Sólo cuando hubiere necesidad de que el Tribunal examine documentos voluminosos, a resolver en sentencia definitiva, podrá disfrutar de un término ampliado de ocho días más para los dos fines ordenados anteriormente.

TRASCENDENCIA DE LA SEGUNDA INSTANCIA

Tratándose de sentencias de segunda instancia de pronunciamiento colegiado, "el ponente contará con un máximo de quince días para elaborar el proyecto y los demás magistrados con un máximo de cinco días cada uno para emitir su voto. En el caso que se tengan que analizar documentos voluminosos, el plazo para el ponente se ampliará en ocho días más para tal fin. En apelaciones de autos, interlocutorias y dictado de cualquier otra resolución de pronunciamiento unitario, el plazo será de diez días". En materia de Derecho Familiar, habría que considerar tanto las interlocutorias cuanto las definitivas y en su momento, las de segunda instancia, para que haya una administración de justicia pronta y expedita. Estos plazos de ocho días y quince para las definitivas, tendrían que acortarse, porque en este caso, se trata de que en la misma audiencia, se tenga que emitir la resolución, en consecuencia, no sería posible que se hiciera en estos plazos, si bien en la apelación y otras situaciones, será un tratamiento diferente, este precepto tendría que modificarse, incluso en cuestiones de asuntos voluminosos, que el juez los tomara en cuenta desde antes, para que el principio de la oralidad, de que en la misma audiencia de la recepción de pruebas y alegatos, se dicte la sentencia, se haga efectivo para bien de todos y fundamentalmente, para bien de la familia y sus integrantes.

G) APELACION

Dado que estamos agotando el supuesto de la primera instancia, nosotros estaríamos de acuerdo, en que la apelación se hiciera de acuerdo con los términos que está ordenado en la ley, quizá considerar reducir los plazos, para que en la segunda instancia, esto también fuera más efectivo y así, en las cuestiones federales, hasta el caso del amparo o su revisión, etcétera. En cuanto a la apelación el artículo 950 del Código en comento ordena: "La apelación deberá interponerse en la forma y términos previstos por el artículo 691.

"Cuando la tramitación del juicio se haya regido por las disposiciones generales del código, igualmente se regirá por estas disposiciones por lo que toca a los recursos; pero en todo caso, si la parte recurrente careciere de abogado, la propia sala solicitará la intervención de un defensor de oficio, quien gozará de un plazo de tres días más para enterarse del asunto a efecto de que haga valer los agravios o cualquier derecho a nombre de la parte se asesore".

CARACTER MIXTO ORAL DEL JUICIO FAMILIAR

Aquí, habría que considerar lo que ordena el artículo 691 que en cuanto a las revocaciones y apelaciones en el título de las apelaciones, en que ésta se interponga ante el juez, en este caso, debería continuarse en esta forma y así el precepto ordena, que: "La apelación debe interponerse por escrito ante el juez que pronunció la resolución impugnada en la forma y términos que se señala en los artículos siguientes, salvo cuando se trate de apelaciones extraordinarias.

"Los autos e interlocutorias serán apelables cuando lo fuere la sentencia definitiva".

APELACION, SIEMPRE POR ESCRITO

Al respecto, el artículo 693 que cita el trámite de apelación ante el juez, quedaría en los términos en que está actualmente, que dice cómo debe tramitarse ante la Sala, por lo que es necesaria la lectura de este precepto, así como del 704 que menciona la revisión, calificación y términos para resolver la cuestión de Derecho Familiar. Para complementar esta hipótesis, con el artículo 951, que dispone que sólo en el supuesto del artículo 700 en que se admiten ambos efectos, sentencias definitivas en juicios ordinarios, autos definitivos que paralicen o ponga término al juicio o sentencias interlocutorias, de acuerdo con lo que dice el 951, siempre el recurso de apelación se admitiría en el efecto devolutivo.

H) REVOCACION

En este caso, también propondríamos que se quedara como está la cuestión de la revocación en el Derecho Familiar, como ordena el artículo 952: "Los autos que no fueren apelables y los decretos, pueden ser revocados por el juez que los dicta.

"Son procedentes en materia de recursos, igualmente los demás previstos en este Código y su tramitación se sujetará a las disposiciones generales del mismo y además de los casos ya determinados expresamente en esta ley, para lo no previsto al respecto, se sujetará a las disposiciones generales correspondientes". Los otros preceptos que hablan de la recusación, de las excepciones dilatorias, de los incidentes y de las reglas generales que se contemplan en los artículos 953 al 956, estaríamos de acuerdo en que se queden en los términos en que están, para la segunda instancia del juicio oral en Derecho Familiar mexicano.

CONCLUSIONES

PRIMERA.- El juicio oral mixto en Derecho Familiar es una solución a la problemática, para que haya una verdadera administración de justicia pronta y expedita, a favor de la familia.

SEGUNDA.- Es imposible que haya sólo oralidad; se requiere por su propia esencia y naturaleza, que algunas partes sean escritas y otras orales, lo que redundará en beneficio de la familia y sus miembros.

TERCERA.- Es tiempo ya, de que los legisladores federales y locales se dejen de sostener cuestiones intrascendentes, respecto al Derecho Familiar -cambio de sexo, sociedades de convivencia, leyes que prohíben la violencia contra las mujeres y dejan a los hombres al margen- para legislar, de manera significativa, a favor de la familia.

CUARTA.- Acogerse a la reforma judicial, será importante, para establecer en México, en principio en el Distrito Federal y después en todo el país, los juicios mixtos orales en Derecho Familiar.
Columnas anteriores
Columnas

Cartones