deporte local
"Es lo mejor que me ha pasado en la vida": Miguel Layún
"Es lo mejor que me ha pasado en la vida...Gracias a Dios campeones".
El Sol de Córdoba
27 de mayo de 2013

Noé Flores Cortés

Córdoba, Ver.- "Es lo mejor que me ha pasado en la vida...Gracias a Dios campeones".

Así se expresó un eufórico Miguel Layún Prado, orgullosamente cordobés luego de anotar el gol que significó el triunfo y el título para el América en un estadio Azteca lleno a su máxima capacidad.

¿Todo es culpa de Layún?

"No sé, pero ojalá ahora sea para bien... No tengo palabras".

¿A quién le dedicas este título?

"A toda mi familia, a mi esposa, mis padres, a toda esta afición que nunca dejó de apoyarnos".

Junto con Moisés Muñoz, el cordobés Miguel Layún se convirtió en uno de los jugadores más asediados por la prensa, por los aficionados y por todo el americanismo.

Hoy vale la pena recordar a aquel Miguel Layún que con los Gallos de Querétaro no recibió la oportunidad de jugar; Chava Reyes, no le dio chance de debutar; prefirió perder tres puntos en la mesa por no alinear a un menor los minutos que pedía el reglamento a meter al cordobés, situación que a la postre, le costó el descenso.

Miguel llegó al puerto de la mano de Memo Lara, donde pocos creyeron en él, pero el cordobés, hombre de trabajo, nunca bajó los brazos y a base de trabajo se fue al futbol italiano; el primer mexicano que juega en ese futbol en la serie "A" o primera división.

De regreso a México, Miguel vino al América, uno de los equipos más importantes del país y en medio de crìticas y fuertes ataques, siguió trabajando hasta ganarse un lugar en el cuadro titular de las Aguilas y anoche, 26 de mayo, se convirtió en el referente de su equipo, su gol, valió el título. Felicidades Miguel.

LAYÚN, DE VILLANO A HÉROE

Dicen que los goles que tu no hagas, te los harán en tu portería y eso precisamente sucedió anoche en el estadio Azteca, cuando Cruz Azul con todo para "matar" al rival, lo perdonó, no le hizo el gol y las Águilas lograron la hazaña, hicieron los goles en un final lleno de dramatismo y en serie de penalties se coronaron campeones, con gol del cordobés Miguel Layún Prado, a quien ahora todos quieren..."Layún, es un chin...", dijeron ayer los aficionados en el 21 de Mayo.

Debo confesar que este guión cinematográfico ya me lo habían platicado, no precisamente un vidente, ni brujo, fue el ingeniero Manrique, gente de radio, quien me dijo, que el partido iba a estar cerrado y en el último minuto, gol de Layún y gana el América, para que toda la ciudad se le entregue al cordobés.

"Imagina desfilando en un carro descapotado por estas calles de la ciudad a Miguel Layún, que lo reciba el alcalde y que todas las radiodifusoras lo entrevisten...".

Otro amigo más, me comentó, si Laýun anota sería extraordinario, pero con el sólo hecho de que América sea campeón, Miguel habrá pasado a la historia como el primer futbolista cordobés que se corona campeón en la máxima división del futbol mexicano; sólo Chucho Hernández había estado cerca, pero perdió la final con Cruz Azul; otro futbolista que consideramos cordobés, pues aquí se hizo futbolísticamente, es Pedro Osorio, quien llegó a la final con Toros Neza, pero la perdió ante Chivas.

Miguel Layún lo hizo, pasó de ser villano a héroes, siempre criticado y hasta atacado por comentaristas, aficionados y hasta cordobeses, ahora habrá que reconocerle que es campeón y que en la liguilla y en general en toda la temporada jugó un carro.

Alguien me llegó a comentar, que Miguel Layún papá pagaba para que su hijo jugara en el América, cosa, que no sólo causaba risa, sino hasta coraje, pues quienes hemos pisado una cancha de futbol, sabemos que eso es imposible, mucho menos en un equipo de primera división, donde tienes que tener nivel para poder estar y decir América y ser titular, es para ponerse de pie.

Hoy es día del América, ganó con justicia, lo mereció porque jamás bajó los brazos y lo que hemos comentado, el fondo físico de sus jugadores marcaron diferencia, pues con 10 hombres, corrieron todo el tiempo y superaron a un Cruz Azul que no supo matar, así que Felicidades campeones.