Tlaxcala
Llanto y dolor en Jesusito
La explosión de material pirótecnico durante una procesión en la comunidad de Jesús Tepactepec, municipio de Nativitas, causó la muerte a por lo menos 13 personas. Fotos: César Rodríguez
Municipio de Nativitas
El Sol de Tlaxcala
15 de marzo de 2013

Ismael Gracia, Antonio Guarneros, Leonel Tlalmis y Tomás Baños



Trece personas murieron -entre ellas un menor de edad- y 154 más resultaron lesionadas durante la explosión que se registró ayer en la comunidad de Tepactepec, municipio de Nativitas, cuando la población realizaba una procesión en honor a 'Jesús de los Tres Caminos', su santo patrón, de donde se origina sea conocida la población como Jesusito.

Ante ello, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto adelantó que los heridos podrán recibir apoyo en el Centro Nacional de Investigación y Atención de Quemados y, en su cuenta de twitter, estableció que las dependencias del gobierno de la república trabajan en coordinación con la administración de Mariano González Zarur para atender oportunamente a los heridos.

A su vez, el Ejecutivo estatal, Mariano González Zarur, declaró tres días de duelo por los hechos y sostuvo que no se debe sacar raja ni beneficio desde el punto de vista personal o partidista de este accidente.

Por su lado, el obispo Francisco Moreno Barrón se pronunció a favor de regularizar el uso de la pólvora o, al menos, garantizar que esté en manos de gente preparada y que sepa manejar este tipo de explosivos.

Tras el estallido de miles de cohetones, el lugar se convirtió en un caos, ya que la gente gritaba, unos por el dolor de las lesiones y quemaduras que sufrieron y otros por el miedo y la angustia.

Empero, los cuerpos de auxilio fueron insuficientes para atender a los afectados, de ahí que, a bordo de patrullas de la policía de Nativitas y del Estado, los heridos fueron trasladados a hospitales de Tlaxcala, Puebla y Distrito Federal.