deporte local
Beisborama llora
Beisborama, a 40 años de distancia, llora de tristeza. Foto: Fernando Coria/El Sol de Córdoba
El Sol de Córdoba
14 de agosto de 2012

Noé Flores Cortés

Córdoba, Veracruz.- Hace 40 años fue escenario de épicas batallas, de grandes victorias, de algunas derrotas y de días de gloria con aquellos Cafeteros de 1972 que grabaron con letras de oro su nombre en los libros de la historia del beisbol mexicano, hoy, llora dicho inmueble, pues está en el abandono y con graves carencias, pero sobre todo, sin beisbol.

Más de 40 años han pasado de cuando el arquitecto Genaro Shetino construyó el coloso de Santa Margarita, casa de los queridos Cafeteros de Córdoba de 1972 que vencieron a los Saraperos de Saltillo en seis juegos para coronarse campeones de la Liga Mexicana, allá en el Francisco I. Madero.

Como no recordar ese gran equipo comandado por el manager cordobés Mario "Toche" Peláez, único manager veracruzano que ha llevado al titulo a un equipo veracruzano y por cierto, el último título logrado por cuadro de esta entidad. Hoy el Aguila busca ganar la Zona Sur y después ir por el campeonato.

Aquellos Cafeteros de 1972, campeones, fueron: Cátchers, Hilario "Jungla" Salinas, Jaime Corella y Abel Contreras; jardineros Luis Peralta, Pepe Rodríguez, Daniel Morejón, Willy Arano y León Gutiérrez.

Los infilders eran: Andrés Rivera, Ossie Chavarría, Roberto Castellón, Hirán Paz, Jesús Vázquez,

Francisco "Chino" Concle y Gener Rivero y los lanzadores campeones fueron: Phil Ortega, Silvano Quezada, Ramón Arano, Graciliano Parra, Gregorio Machado, Víctor García, Abel Armas, Celso Contreras, René Chávez, Juan Morcho y Miguel Rodríguez; el cuerpo técnico fue conformado por Mario "Toche" Peláez Dior manager y Luis "Molinero" Montes de Oca coach.

De aquellos días de gloria, sólo el recuerdo queda, Cafeteros está desaparecido del mapa del beisbol nacional y Beisborama se encuentra en completo abandono y llora por las miles de goteras que tiene.

Hoy es utilizado para eventos de otro tipo, menos para lo que fue creado, pues las ligas locales no lo utilizan y poco a poco se va deteriorando.

Hace unos meses se habló de invertirle más de 20 millones de pesos en su remodelación, pues sería escenario de los Juegos Centroamericanos del 2014, pero esa posibilidad se diluyó y todo hace suponer que no tendremos beisbol CA.

También se ha especulado sobre el regreso de Cafeteros en la Liga Mexicana, tras el fracaso que ha sido Minatitlán, pero nadie ha dicho esta boca es mía, por lo que no se ve para cuando las candilejas del estadio se vuelvan a encender.

Hoy Beisborama luce abandonado, el trabajo de un solo hombre es insuficiente para mantenerlo en buen estado; son muchos los metros cuadrados de pasto y sólo hay una podadora y don Paulino Hernández, hombre de 73 años de los cuales lleva 22 aquí, después de que abandonó su natal Tezonapa, no se da abasto.

Paulino es sólo, vive en Beisborama, su única familia son los palcos, las butacas viejas y las tribunas vacías de un estadio que fue escenario de grandes glorias y hoy llora de tristeza a 40 años de distancia.