Córdoba
Una odisea, cambiar un billete roto, incompleto o mutilado
El Sol de Córdoba
14 de agosto de 2010

Teresa Herrera González

Córdoba, Veracruz.- Cuando recibes un billete roto, ¿no sabes qué hacer con él?, ¿se trata de dinero perdido?, ¿vale la pena acudir a cualquier banco para intentar cambiarlo?, ésta y muchas más interrogantes quedarán en eso, ¡¡¡interrogantes!!!, ya que no todo lo que se anuncia del Banco de México en los medios de comunicación respecto a los billetes rotos, incompletos o mutilados se lleva a efecto.

¿Cree usted poder cambiar un billete roto, que le falte una parte o esté a la mitad, aún contando con el número completo de folio que se encuentra impreso en el lado izquierdo del anverso (frente), todavía a sabiendas que las instituciones bancarias están obligadas a cambiar billetes en mal estado?

Pues qué cree, fíjese que no, y le voy a ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo, si es que usted se encuentra en esta situación, para que no se desgaste en ir temprano y salir en las mismas, con un proceso inútil en donde finalmente usted no recupera su efectivo, pero eso sí, sale con una gastritis gratis de todos los mil demonios y de paso sin dinero siquiera para unas pastillitas para calmar la bilis.

Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), sin importar si eres o no cliente de una institución bancaria, todas están obligadas a cambiar billetes en mal estado.

"Todas las instituciones bancarias están obligadas a hacer el cambio de billetes rotos o maltratados por otros en buen estado, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos", pero resulta que cuando la gente acude a un banco, cualquiera que éste sea, ahí hay un "centro de canje" que recibe los documentos que se remiten al Banco de México. Los atiende el cajero en turno, le presentan el billete y desde el momento en que lo ve les indica que esto lleva un proceso: Dejar el billete, una copia de identificación y que en unos cuantos días resuelven en la Ciudad de México, pero que por lo regular no proceden los canjes, y le enseñan las devoluciones de las fotocopias de los billetes que fueron rechazados, algo más para desanimarlo en que no insista con el cambio.

El Banco de México da un tip para que uno mismo pueda determinar si es válido o no el billete para cambiarlo, solamente colocando una moneda de 10 pesos sobre la parte faltante del billete, y si ésta es menor que el diámetro de la moneda, resulta que será autorizado. Y si por desconocimiento del cajero éste lo cambia, a él mismo le será descontado de acuerdo a la denominación de billete que haya canjeado o llegar a un acuerdo con la persona involucrada para la devolución del mismo. (En el entendido de que se dé el caso).

Hasta ahí vamos bien, pero qué pasa con los billetes que les falta una parte pero cuentan con el número completo de folio que se encuentra impreso en el lado izquierdo del anverso (frente) de la pieza y que tenga la mitad o más de la superficie de un billete completo de esa denominación, emitido por Banco de México, aquellos que cuentan con el ochenta por ciento o más de la superficie de un billete completo de cualquier denominación, emitido por el Banco de México sin importar en dónde esté el faltante.

Según el Banco Nacional de México dice que sí, pero en la realidad observamos que no.

Desde ahí, usted ya empieza a cavilar y entre que se decide a dar o no dar los datos, porque usted ya sabe que finalmente no se lo van a cambiar, como si ya presintiera que era muy bello para ser verdad, usted mismo decide retirarse para tratar de reponerse del shock de saber que ya su billetito "bailó", voló" o como quiera llamarle, y sin más ni más, antes de alejarse de la caja le sorrajan a uno en la cara: "Ya no tiene valor, lo perdió", no se puede hacer nada. Y usted se queda como, y ahora qué, ante la mirada de usuarios que observaban la escena con atención y sin perder detalle.

Pero lo que sí debemos saber es que un billete no pierde su valor según las Reglas para la Calificación de Fracciones de Billetes que a la letra dice: Serán fracciones de billetes con valor aquéllas que cumplan con lo siguiente: Que tenga completo el número de folio que se encuentra impreso en el lado izquierdo del anverso (frente) de las piezas y que tenga la mitad o más de la superficie de un billete completo de esa denominación, emitido por Banco de México. Que tenga el ochenta por ciento o más de la superficie de un billete completo de esa denominación, emitido por el Banco de México sin importar en dónde esté el faltante.

Tal es el caso de los 2 billetes que se muestran en la gráfica y que no fueron canjeados, aun cuando cumplen los requerimientos del Banco de México, cuya denominación es de $200 cada uno.

Así que estimado lector, nuestro más sincero pésame por ese dinero que bien hubiera servido para completar el gas, la despensa, las tortillas, la luz, pero en fin, qué le vamos a hacer, ¡SU BILLETE PERDIÓ VALOR! ¡NO SE PUEDE HACER NADA!... Sin palabras... Usted juzgue.