Guadalajara
Guadalajara, pensión de autos chatarra
Pululan por todas las calles de nuestra ciudad cacharros estacionados
El Occidental
14 de abril de 2008

Víctor M. Ramírez Alvarez

Guadalajara, Jalisco.- En una gran cochera se ha convertido la Zona Metropolitana de Guadalajara al albergar a un sinfín de autos chatarra en sus calles, sin que se pueda acabar con esta plaga, ya que cada día los dueños prefieren dejarlos estacionados en cualquier lugar y olvidarse de ellos. Con el tiempo, se convierten en verdaderas trampas de peligro para los ciudadanos, al ser morada de delincuentes y adictos.

Por eso, este pintoresco y cotidiano panorama es considerado como un grave problema, según los responsables de la Secretaría de Vialidad. Es tal la magnitud, que en promedio se recogen todos los días entre 15 y 20 unidades abandonadas por sus dueños en la vía pública, para dejarlas en algunos casos, al servicio de los delincuentes.

Calles como Medrano, Gigantes, Obregón, Analco, Cinco de Febrero, Los Angeles, Oblatos, Manuel Payno y colonias como Las Huertas, Fraccionamiento Revolución, Quintas Tlaquepaque, Santa Margarita, entre otras, son las preferidas para dejar estas "obras" de arte urbano, ya que en ellas grafitteros, adictos, indigentes y hasta niños hacen de las suyas al amparo de un cascarón de lo que en algún momento fue un medio de transporte.

Una de las causas de este fenómeno -no tan nuevo pero sí más evidente-, es la gama de financiamientos y créditos para adquirir unidades nuevas o de uso medio con mejores condiciones al móvil abandonado en las calles.

Por dondequiera que caminen los ciudadanos, podrán observar este tipo de adornos urbanos, algunos más limpios que otros, pero regularmente llenos de basura, sin vidrios, sin asientos, sin llantas, sin motor, en una palabra sin nada de los accesorios, y cada día es más común este panorama y los agentes de vialidad y seguridad pública los ven todos los días y en ocasiones no los reportan para hacer el procedimiento correspondiente.

"Está creciendo cada vez más el índice de vehículos abandonados en la vía pública", reconoció Felipe Prado Trejo, director operativo de la Secretaría de Vialidad y Transporte.

Según el funcionario, la principal característica de este fenómeno se da por el "abandono de los dueños de las unidades afuera de sus domicilios, en ocasiones se da a una o dos cuadras de distancia".

Desde el punto de vista del funcionario, ha sido más fácil "mejor comprar uno nuevo o de modelo más reciente a reparar el que ya tienen, esto a causa de los bajos precios en este momento, entonces van abandonando los de ellos y los dejan en la vía pública".

El contar con estas chatarras en las calles -dijo- genera más contaminación, tener un espacio inhabilitado para estacionar otra unidad en funciones o con mejores condiciones para circular.

Para que un auto abandonado sea considerado como chatarra, deberá reunir los siguientes requisitos: cuando está todo lleno de polvo, tierra, lleno de telarañas, basura en la parte inferior, llantas ponchadas (en caso de tenerlas), estar sobre ladrillos, contar con los vidrios rotos.

COMBATEN ABANDONOS CON RETIROS PERO ES INSUFICIENTE

Ante este grave problema de fierros abandonados, en la Secretaría de Vialidad se puso en marcha un programa a través del cual se dedican a detectar este tipo de unidades para después visitar a los dueños y exhortarlos para que retiren estas unidades de la vía pública.

"Si está el dueño, hablamos con él y le damos 24 horas para retirarlo, meterlo a su cochera, que lo venda o haga lo que quiera; si después de este tiempo no se cambia el vehículo de lugar, se lleva a un depósito público".

En caso de no encontrar al dueño del cascaron abandonado (sin motor, sin asientos, sin llantas y sin nada), se pide el apoyo de las autoridades municipales para que a través de personal de la Dirección de Estacionamientos se le notifique al dueño de lo que queda del auto para retirarlo del lugar.

Además, en alguna parte del vehículo se pega un documento donde se le da un ultimátum al propietario para retirarlo de la calle; en caso de no hacerlo, las autoridades municipales lo "recogen y lo llevan a los patios" destinados para este tipo de chatarra, que posteriormente es vendida al mejor postor tras un juicio.

Agregó que en caso de detectar un vehículo sin placas, en malas condiciones y sin nada que lo identifique, la ley los faculta para retirarlos de forma inmediata del lugar, pero "por cuestiones de espacio, en los depósitos del IJAS no nos reciben la chatarra y nosotros muchas veces se los entregamos a las autoridades municipales correspondientes".

Sin embargo, hay ocasiones que los dueños de este tipo de coches abusan de sus "contactos" y con toda la prepotencia del mundo invaden los lugares de otros vecinos. Tal es el caso de una Brasilia abandonada en la calle de Las Brisas, en la colonia Lomas Altas, donde por temor a este supuesto ex policía, los vecinos no se atreven a hacer nada por las posibles represalias que tome el abusivo dueño de varias unidades abandonadas en esa calle.