Guadalajara
Contaminados 80% de los ríos en Jalisco
El Río Santiago, un peligro. Foto: El Occidental.

Hay plomo, zinc, cromo, cobalto, mercurio y arsénico, revelan

El Occidental
22 de marzo de 2008

Maru García

Zapopan, Jalisco.- En Jalisco existen más de 12 mil localidades que generan aguas residuales, algunas vierten sus descargas a ríos o lagos, otras a fosas sépticas; unas en mayor grado que otras, se estima que producen 12 mil 45 litros por segundo, de los cuales sólo el 10 por ciento se trata conforme a lo establecido en las normas.

Un ejemplo de esta situación es el Río Santiago, el cual es el más contaminado y explotado de Jalisco. Este es receptor de los efluentes de más de 250 industrias, así como de los más de 815 litros por segundo de aguas residuales municipales sin tratamiento procedentes de la ciudad de Guadalajara.

Según los expertos, éstas son aguas que corren con metales pesados entre ellos plomo, cromo, cobalto, mercurio y arsénico, los cuales se van impregnando en la tierra hasta que también se contamina y se transmite a los productos ahí cultivados.

La contaminación es más susceptible en las corrientes superficiales que en las subterráneas, porque ésta se origina a través de las descargas directas de tipo municipal, industrial y agrícola, así como por lixiviados generados en tiraderos de basura y rellenos sanitarios defectuosos o mal ubicados.

Aunque los contaminantes de las aguas provienen de muchas fuentes, las principales son de dos tipos según la forma en que se vierten en ellas: de fuentes localizadas (instalaciones Industriales, desbordamientos del drenaje combinado y plantas municipales de tratamiento de aguas residuales), y las de fuentes dispersas (escurrimientos agrícolas, escurrimientos urbanos, escurrimientos mineros, escurrimientos silvícolas).

La industria usa el agua principalmente para enfriar o limpiar maquinaria, procesar materia prima o alimentos y controlar la contaminación al aire y todo lo anterior contamina el agua en diverso grado.

AGUA CONTAMINADA

El 80 por ciento de los ríos de Jalisco están contaminados, aunque ninguno al nivel del Santiago, el cual esta muerto, al no contener oxígeno, aseguró Arturo Curiel Ballesteros, jefe del departamento de salud pública del CUCBA, de la Universidad de Guadalajara.

"Se ha vuelto un río peligroso, por los contaminantes que tiene. El problema es que el niño (Miguel Angel López Rocha quien falleció hace unos días por la contaminación del río) estuvo expuesto en la piel y digestión. Esto no es algo reciente, por ejemplo el olor de acido sulfhídrico (a huevo podrido), no es nuevo, las primeras denuncias datan desde hace 30 años, la gente empezaba a meter las denuncias de que había la contaminación del agua" dijo el investigador.

Curiel Ballesteros dijo que sí es posible revertirse la contaminación del agua, pero se tiene que hacer un plan a 20 ó 30 años para que sea costeable, " creo que en otros lugares se han visto experiencias que en términos de cinco años se puede generar una restauración, es necesario hacer un balance. Sanear el cauce y plantear un sistema de saneamiento".

El río tiene una capacidad de auto depuración con el agua de descargas orgánica o de casa habitación, no así con empresas. La situación de sedimentos disueltos y metales pesados se remonta a los años 50's en donde se hace el acuerdo de sanear el río santiago y a la fecha no se ha hecho nada.

"En términos de organismo hay altos grados de contaminación por las porquerizas y de alguna manera la parte de contaminantes en metales de industrias químicas. Esta parte de lo que se ha visto es que hay un problema en problema de agua y sedimentos" señaló.

RADIOGRAFIA DE LOS AFLUENTES

La cuenca más afectada es el sistema Lerma-Chapala-Santiago, ya que en él se asientan importantes industrias de diferentes giros: tequileras, procesadoras de leche, químicas, entre otras, las cuales descargan sus desechos y aguas residuales negras, jabonosas, agrícolas e industriales; en la mayoría de los casos sin ningún tratamiento, impactando con ello todos los ecosistemas por donde corren las aguas.

También está la subcuenca del Río Lerma la cual tiene contaminación por aguas de retorno agrícola, desechos municipales e industriales de los estados por donde atraviesa el río. En Jalisco se aumenta la contaminación con la afluencia del Río Santa Rita que contiene aguas negras de las poblaciones de Ayotlán y Jesús María, y de las granjas porcícolas de Degollado.

La subcuenca del Río Santiago nace en el Lago de Chapala y desemboca en el Océano Pacífico; es el sistema hidrológico más explotado y contaminado de Jalisco, tiene un área de doce mil 238 kilómetros y recibe una precipitación pluvial media de 870 milímetros anuales.

Se le extraen mil 397 millones de metros cúbicos del líquido al año para diversos usos. Presenta, en su parte inicial, considerable contaminación debido a las industrias y poblaciones localizadas en sus márgenes y posteriormente es contaminado por las aguas residuales municipales e industriales descargadas de la zona metropolitana de Guadalajara, además de las poblaciones de Amatitán, Tequila, Arenal y Magdalena.

Mientras que el Río Zula, que es afluente del Río Santiago, recibe las aguas municipales de Arandas y Atotonilco el Alto, así como los desechos de industrias alimenticias y tequileras. Se presentan también descargas directas de aguas negras de Ocotlán.

Otro ejemplo es la subcuenca Río Verde que viene desde Aguascalientes, en donde comienza su contaminación. En Jalisco se termina de ensuciar el agua por las descargas de las poblaciones de la zona de los altos, en especial de Encarnación de Díaz, Teocaltiche, Yahualica, San Miguel el Alto, San Julián y Villa Hidalgo.

Este río tiene varios afluentes: el Río Lagos que presenta contaminación por descargas de lecherías, desechos de establos y aguas negras de las poblaciones de Lagos de Moreno y San Juan de los Lagos. El Río Jalostotitlán, es contaminado por desechos municipales de la misma población.

Además el Río Tepatitlán, recibe aguas negras de la población de Tepatitlán y residuales agropecuarias de Acatic. El Río El Salto, presenta contaminación por aguas negras de la población del Valle de Guadalupe.

La subcuenca Río Bolaños, abarca la zona norte del estado y recibe contaminación por la zona minera de Bolaños, principalmente por los derrames de las presas de jales, localizadas en la región.

La subcuenca cerrada lagunar, se localiza al suroeste del Lago de Chapala, está formada por las lagunas de Sayula, Zacoalco, San Marcos, Zapotlán y Atotonilco. Se considera prácticamente cerrada y con un problema especial debido a que presentan elevada salinidad y la mayor parte del año están secas. Además de que son un refugio invernal para aves acuáticas migratorias.

La Laguna de Atotonilco recibe desechos del ingenio de Bellavista y las aguas municipales de Villa Corona; la laguna de Zapotlán es contaminada con aguas negras de Ciudad Guzmán y Gómez Farías.

La cuenca Río Tamazula-Tuxpan, recibe descargas de la fábrica de papel de Atenquique, los ingenios azucareros de Tamazula y Tecalitlán, algunas de cal y cemento en Zapotiltic, además de aguas negras de Tamazula, Zapotiltic y Tuxpan. Esta cuenca presenta una buena calidad de agua hasta antes de Tamazula, degradándose después por las descargas mencionadas.

Por otro lado la cuenca del Río Armería, tiene subcuencas como: Río Atengo-Ayutla-Ayuquila: impactado por aguas negras de las poblaciones de Atengo, Tenamaxtlán, Ayutla, Unión de Tula, Autlán y el Grullo, por desechos de los ingenios de Tenamaxtlán y El Grullo, y por aguas de retorno agrícola.

Está también la Subcuenca Río Tuxcacuesco: impactado por aguas negras de Tecolotlán, Juchitlán, Ejutla y Tonaya, y por desechos de las mezcaleras existentes en Tonaya y Tuxcacuesco.

La del Río Marabasco-Cihuatlán, recibe desechos de la zona minera de Peña Colorada, principalmente por los derrames de las presas de jales existentes, no presenta buena calidad.

La subcuenca Río Purificación es impactada por aguas negras de las poblaciones de Purificación, Casimiro Castillo, aguas de retorno agrícola y desechos del ingenio de Casimiro Castillo. La del Río Tomatlán es impactado por la zona minera y principalmente por derrames de las presas de jales y por aguas de retorno agrícola.

La cuenca de la Bahía de Banderas, recibe desechos de aguas negras de la población de Puerto Vallarta y de desarrollos cercanos, en forma directa o a través de los ríos Pitiyal y Cuale.

Y por último la cuenca del río Ameca, la contaminación es originada principalmente por aguas negras de las poblaciones de Tala, San Martín Hidalgo y Ameca, y por aguas de retorno agrícola, por desechos de los ingenios de Tala, Teuchitlán y Ameca; antes de esta zona el río presenta una calidad de agua deficiente. Este río tiene como afluente el río Mascota, contaminado por algunas sustancias químicas de la zona minera.

Con la anterior radiografía se identifica quién es el que está contaminando el agua de los ríos, las subcuencas, líquido que después es utilizado para regar las cosechas y que ocasionan males en la salud. Esto según la secretaría del Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable.

SOLUCIONES A LA VISTA

Para Héctor Salgado Rodríguez, director del politécnico, ante los altos índices de contaminación que hay en las aguas del estado, es necesario trabajar "en un esquema de supervisión de descargas, un control de descargas más local, que en lugar de que fuera la CNA sino CEA así seria más eficiente. Se puede estar vigilando de una manera más cercana a quien descarga esa agua sucia".

Hace un par de años el Comité AQUA, recomendó que se instalaran monitores de agua, están tomando tomas de agua constantemente y la información se envía por satélite o Internet a una unidad central para identificar a quien está contaminando y de qué manera.

Lo anterior no se cumplió "lo ignoramos, en aquel entonces, así se hace en la cuenca del tajo en Madrid España, vimos cómo están operando, tienen un costo de 300 mil pesos y son como tres millones de pesos y no es tan alta por los beneficios que se iban a traer".

Señaló que la cuenca del Río Verde poco a poco, el agua que recibe, es de mejor calidad porque se han construido más plantas de tratamiento, por lo que el reto sería construir por lo menos una planta tratadora de agua por municipio para limpiar casi en su totalidad el agua, "es importante que tomemos conciencia de la necesidad imperiosa que la contaminación del agua se ataje y se hagan acciones".