Zona Metropolitana
"Milagro" en Jardines de la Paz
Ocurrió en Parroquia de María Madre de la Iglesia. Foto: Antonio Miramontes
El Occidental
24 de julio de 2013

Óscar Lemus Martínez



"Este es un momento de bendición grande para esta comunidad y para todo el mundo", así calificó el señor cura José Dolores Castellanos Gudiño al fenómeno que aconteció ayer en su parroquia luego de que brotara sangre de una hostia consagrada.

Entre cantos, palmas, lágrimas, grandes filas y celulares que querían captar el instante, miles de fieles católicos y no creyentes acudieron a la Parroquia de María Madre de la Iglesia ubicada en la colonia Jardines de la Paz para ser testigos del que ya llaman acontecimiento divino o milagro.

Eran las 12:00 del día cuando el sacerdote encargado de la parroquia hacía su oración como todos los días hincado frente al Santísimo cuando de repente vio un destello y escuchó una voz que le daba unas indicaciones:

"Repica las campanas para que acudan todos, derramaré bendiciones a los que estén presentes y todo el día. Toma tu pequeño sagrario de adoración particular y llévalo al altar de la parroquia, coloca también junto al pequeño sagrario la custodia grande, no abras el Sagrario hasta las tres de la tarde, no antes, haré un milagro en la Eucaristía, el milagro que se realizará será llamado el 'Milagro de la Eucaristía en la Encarnación del Amor junto con nuestra Madre y Señora', plasmarás la imagen que ahora te digo y la darás a mostrar". Después le dijo que lo transmitiera a sus apóstoles (los sacerdotes) para que les sirviera en su conversión y que a todas las almas llenaría de bendiciones.

El Padre Lolo -como lo conocen sus feligreses- dijo que no pudo pronunciar ninguna palabra a esa voz que le hablaba más que: "Señor mío soy tu siervo, hágase tu voluntad".

Con la voz entrecortada por la emoción que no podía ocultar el sacerdote siguió narrando lo que pasó:

"Hice como se me ordenó, pedí que abrieran las puertas del templo, eran como las dos y media de la tarde, también mandé que sonaran las campanas como se me dijo. Traje de la pequeña capilla particular este humilde sagrario de madera, lo puse en el altar, puse también la custodia del Santísimo como se me ordenó y a eso de las tres de la tarde las personas que estábamos reunidas rezábamos una estación al Santísimo Sacramento, cuando pregunté que si ya eran las tres de la tarde y todos me dijeron que sí. Me acerqué al Sagrario y al abrirlo la hostia consagrada por nuestro Señor Jesucristo estaba bañada en sangre.

El padre explicó que lo que Jesús quiere es que se adore su cuerpo y su sangre unidos a su Santísima Madre y que todos los días 24 de julio se celebrara este milagro como él lo llamó: El Milagro de la Eucaristía en la Encarnación del amor junto con nuestra madre y señora.

"Escuché también que me dijo (la voz) que se le erigiera en esta comunidad un nicho donde estuviera a la adoración de todas las almas y que si en algún momento quieren mandar hacer estudios que se lleven una parte para que le hagan todos los estudios que quieran".

Terminó concluyendo que El (Jesús) está aquí presente "y yo trasmito solamente a ustedes lo que escuché y junto con los que vieron lo que vi".