Zona Metropolitana
Migrantes, víctimas de extorsiones y abusos
Asociaciones civiles les llevan un poco de comida a quienes a veces pasan hasta 10 horas sin probar alimento.
SOBRE "LA BESTIA" VIAJA LA DISCRIMINACIÓN

El Occidental
20 de marzo de 2013

Isaura López Villalobos

Una vida a la deriva en el llamado tren "La Bestia", es la que lleva Henry Donerí, originario de Honduras, su destino será llegar a Nogales para cruzar sin documentos la frontera norteamericana, en búsqueda de un mejor futuro para él y su familia.

Así como él, cientos de migrantes centroamericanos viven la odisea de estar en territorio jalisciense, son víctimas de extorsiones y abusos policiacos, sin embargo desconocen a qué autoridad acudir para denunciar las arbitrariedades policiacas.

Donerí narra su travesía desde que salió de Honduras: "He pasado hambre, sed, busco un mejor futuro en Estados Unidos para mi familia, Honduras es un país pobre, se trabaja todo el día para la comida, tengo que buscar algo para mejorar a mi familia".

La mirada retrocede por unos instantes, al parecer visualiza la figura de su joven pareja de 15 años, quien ya carga un bebé de seis meses. Con pocos estudios, tímido, de semblante delgado y pálido no identifica las violaciones a sus derechos humanos por los que ha sido víctima a lo largo de su trayecto.

- ¿Te han pedido dinero uniformados?

"Sí, pero como les digo que no traigo, me dejan ir, en ese instante me junto con un grupo de chavos, pero prefiero estar solo por temor a que algo suceda", reconoció el joven.

Él tenía casi 10 horas sin comer al momento de la entrevista, pero por azares del destino a sus manos llego un lonche de jamón y un refresco que llevó un organismo civil acompañado de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Jalisco (CEDHJ), así soportará su jornada hasta que vuelva a pasar "La Bestia", o alguien más le ofrezca un bocado.

En el cruce de las vías del tren entre la avenida 8 de Julio e Inglaterra, vive la señora María Esther Ortega, ella tiene 25 años, viendo el dolor, la miseria, la discriminación y el despojo del que son objeto los cientos de indocumentados que día a día están por la calle Quetzal.

Narró para EL OCCIDENTAL los diferentes abusos policiacos del que son víctimas los migrantes por parte al parecer de elementos de la entonces Secretaría de Seguridad Pública del estado de Jalisco, hoy Fiscalía General.

"Creo que es la estatal (Policía) que vienen, los esculcan en la noche, por la misma oscuridad se protegen y se van, y hay unos vándalos que vienen, los golpean, los avientan y los dejan tirados, muchos viciosos se meten entre ellos para viciarlos y robarles sus cosas", refirió.

La señora pide al Gobierno de Jalisco tomar cartas en el tema de la migración, incluso ofrece un espacio para que ahí sea un lugar de cobijo para este sector: "Que tengan baños, agua, comida, que se cubran del frío, de la lluvia, de todo, la verdad sufren mucho", lamentó.

Ella y los vecinos se están organizando para acudir con las autoridades estatales para que atiendan a los migrantes centroamericanos.

Henry Donerí desconoce cuáles son sus derechos por estar en territorio mexicano, como lo contempla la Constitución Política Mexicana, pero también no sabe cuál será su destino una vez que suba al llamado tren "La Bestia".