Regiones
Asusta a vecinos la exhalación del Volcán de Colima
El Occidental
31 de enero de 2013

Juan José Ríos Ríos

Sonora explosión del Volcán Colima y emisión de columna de humo, vapor y ceniza, ocurrida como a las cuatro de la madrugada del martes, 29 de enero, causó un poco de alarma en la población de Ciudad Guzmán, tanto por la hora en que ocurrió, como por el sonido emitido. "Se escuchó fuerte el trueno, salí y vi la columna que se vino hacia Ciudad Guzmán", dijo un testigo presencial del hecho.

Y es que el ruido emitido por el cráter del Coloso de Fuego, sacudió también la tierra, hizo vibrar los cristales de algunas ventanas, lo que no pasó desapercibido para otras personas que viven en colonias como Solidaridad, en donde, incluso, los vehículos amanecieron con huellas de ceniza.

El Volcán Colima, está cumpliendo cien años de la más grande erupción y emisión de ceniza y arena que se tiene registrada, incluso con fotografías, en la Historia moderna de Zapotlán el Grande, cuando las crónicas del hecho, entre éstas la del jefe político de la entonces ya Ciudad Guzmán, el 21 de enero de 1913, y de benefactor Silviano Carrillo, dan cuenta del fenómeno.

En esa fecha, está escrito, la ceniza y arena vertida por el Volcán Colima alcanzó un espesor de entre los siete y ocho centímetros, lo que acumulada en las calles, permiten valorar la magnitud del hecho histórico, cuando los guzmanenses de ese entonces recurrieron a su Santo Patrono, Señor San José, para que los protegiera de la calamidad, fecha en que hubo la necesidad de encender el alumbrado público, porque era tal la oscuridad.

La emisión y explosión registrada por el Coloso de Fuego la madrugada del martes 29 de enero, no alcanzó tal magnitud, pero la constancia de la actividad volcánica, las emisiones de humos, vapores, ceniza y arena, hacer saber a los habitantes de Zapotlán el Grande, que el Coloso está despierto y muy activo, a cien años de distancia de la gran explosión registrada el 21 de enero de 1913.