México
Pide PRD detallar permisos de siembra de maíz transgénico
Foto: Archivo
Organización Editorial Mexicana
13 de enero de 2013


La Prensa

Ciudad de México.-El diputado del PRD, Luis Espinosa Cházaro, consideró urgente que el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Enrique Martínez Martínez, promueva una evaluación de los permisos que se han otorgado para la siembra de maíz transgénico en la totalidad del territorio cultivable de los estados de Sinaloa y Tamaulipas.

Difundió el perredista que las empresas Monsanto, Pioneer, Syngenta, Dow Agroscience y Bayer, han solicitado permiso para la siembra a escala comercial de maíz transgénico en la totalidad del territorio cultivable de Sinaloa y Tamaulipas, y apuntó que si bien los transgénicos son una realidad en nuestro país, significan un riesgo para la salud y el medio ambiente.

Expuso que "con la desregulación del maíz transgénico para comercialización se incrementará la capacidad de inserción de transgenes en la población de maíz en México, lo que traerá serias implicaciones económicas, jurídicas, políticas y sociales para la conservación del maíz nativo en los centros de origen".

Demandó al gobierno seguir las medidas de seguridad pertinentes a fin de no arriesgar uno de los principales productos de consumo de la población mexicana, toda vez de que en varios países del mundo se han prohibido los cultivos transgénicos. Esto, debido al severo cuestionamiento sobre la inocuidad de dicha tecnología, su impacto en el ambiente y la salud, una vez desarrollado.

Luis Espinosa Cházaro refirió que otro de los problemas que se pudieran generar, es que "al introducirse los transgenes patentados en las plantas de maíz, se genera semilla nativa que se convierte en transgénica, por lo que entra en el ámbito intelectual y sujeta a las reglas de las leyes de propiedad industrial en México".

Se pronunció por implementar medidas e incentivos a fin de promover estrategias que protejan la diversidad del maíz y preserven las semillas nativas para evitar la dependencia de las transgénicas, y en consecuencia, reducir los riesgos de contaminación para las cosechas, lo cual ha sido constatado de manera fehaciente a nivel mundial.