Justicia
Pensaban descuartizar a 27 secuestrados
El Occidental
9 de mayo de 2012

Elizabeth Ibal, Román Ortega y Rodolfo Chávez

Tala, Jalisco.- Miembros del Cártel Zeta Milenio tenían secuestradas cuando menos a diez personas, a las que planeaban matar, despedazarlas y mañana diez de mayo esparcir sus restos en torno a los Arcos del Milenio, a manera de respuesta a "El Chapo" Guzmán, por el secuestro y descuartizamiento de varios miembros de "Los Zetas" en Tamaulipas.

Los mantenían en una casa de seguridad de Ahuisculco, delegación de Tala, Jalisco, pero diez de ellos se escaparon y acudieron a solicitar ayuda a las autoridades, con lo que provocaron un operativo inmediato, que terminó con la captura de una mujer y el descubrimiento de un narcolaboratorio cercano a la Presa de La Vega, en el municipio de Acatlán de Juárez. "Los Zetas" matarían a sus cautivos debido a que consideran que Jalisco es como "la casa" de "El Chapo", una plaza más que controlada por el Cártel de Sinaloa.

Versiones extraoficiales aseguran que fueron trece los que escaparon y que solamente tres de ellos acudieron a avisar a la policía, además de que habría otras diez personas en la casa de seguridad, aún privadas de su libertad, a las que habrían liberado las autoridades. Sumando en total 27 personas las que serían sacrificadas, aunque no se precisa qué ocurrió con las demás víctimas.

De acuerdo con la versión oficial, al filo de las 08:00 horas ayer, diez personas que estaban privadas de la libertad desde hace casi una semana en una casa de la calle Allende, en la Delegación Ahuisculco, lograron escapar y pedir ayuda a la policía municipal, cuyos elementos a su vez solicitaron el apoyo a la Dirección de Seguridad Pública del Estado y a la Procuraduría de Justicia.

 Elementos de las últimas dependencias se trasladaron a dicha población e implementaron un operativo, el cual permitió la localización y captura de una mujer de nombre Laura Rosales Sánchez de 25 años de edad, moradora de la vivienda en la que estuvieron cautivos los agraviados, quienes la reconocieron plenamente como una de las personas que los mantuvo privados de su libertad.

Rosales Sánchez fue localizada y arrestada cuando escapaba, ya en las inmediaciones del poblado de Navajas, a unos 10 kilómetros de Ahuisculco. Ella declaró cuáles eran las intenciones de los "Zetas" grupo al que ella pertenece, y además manifestó que cuatro policías de Tala venden protección a los cómplices de ella.

Posteriormente, los policías estatales continuaron con los operativos para localizar a los demás integrantes del grupo delictivo. Fue así que horas después, durante los recorridos que realizaban por en el potrero Meza del Novillo, en el municipio de Acatlán de Juárez, encontraron un narcolaboratorio y un campamento clandestino, oculto entre arbustos y que fue armado con lonas cubiertas con melaza para simular camuflaje.

La Dirección de Seguridad Pública del estado informó que en el lugar había tres sujetos, quienes al darse cuenta de la presencia policial, escaparon con rumbo al cerro.

 En el sitio, se aseguraron 78 tambos de plástico con capacidad de 200 litros, en los cuales había residuos de sustancias químicas; además se de dos cisternas de 6 mil litros, un tanque estacionario de mil litros de gas LP; dos matraces, 11 hieleras, diversas cantidades de tinas, bidones y cubetas, así como diversos implementos, todo lo cual se utiliza para la fabricación de drogas sintéticas.

Los 10 afectados y la mujer detenida quedaron a disposición del Ministerio Público para que lleve a cabo las investigaciones.