Guadalajara
¿Por qué come tierra?
La ingesta de tierra muchas veces está relacionado con un déficit de hierro o hay presencia de anemia. Foto: Archivo.
TRASTORNO ALIMENTICIO Y PSICOSOCIAL

El Occidental
14 de marzo de 2011

Isaura López Villalobos

Guadalajara, Jalisco.- La causa más frecuente porque los niños comen tierra, gis y piedras frijoles es por falta de minerales como hierro, zinc y calcio; el ingerir éstas sustancias no nutritivas entre otros aspectos se debe a problemas nutricionales, afectivos y mentales.

El problema se agrava porque estos productos pueden tener sales, metales pesados como plomo y arsénico, estar contaminado con algún plaguicida, lo que podría afectar la salud del menor hasta operarlos porque tragaron una piedra.

En otras ocasiones puede impactar de manera importante a los menores porque reducen la actividad física, capacidad intelectual, no tienen buena retención o pueden tener problemas dermatológicos.

Nutriólogos, psicólogos, toxicólogos y cirujanos, entrevistados coinciden en señalar, que se debe a la falta de minerales e incluso, en grados extremos la niña y el niño pueden estar presentando el llamado "bullying".

Este tipo de manía tiene que ver con ansiedad, no sólo se presenta en pacientes pediátricos, también en mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y con trastorno psiquiátrico.

El psicólogo clínico, César Barba, indicó que las personas buscan disminuir su ansiedad y el estrés a través de compulsiones como comer tierra, ya que los niños sufren estrés psicosocial en la escuela y en la familia.

Algunos factores estresantes, ejemplificó: Cuando un niño no se comporta como el maestro espera es "atacado" por el docente y por sus mismos compañeros de salón, "el niño se puede ver obligado a comer tierra", y si en la familia hay límites, gritos y golpes, incurrirá en esta manía.

"Cuando hay poco amor, muchos límites, gritos, golpes, entonces también se está sometiendo al niño a una situación muy estresante".

El toxicólogo del Nuevo Hospital Civil de Guadalajara Juan I. Menchaca -Álvaro Barriga- indicó, comer tierra conocido también como pica o geofagia es un factor de intoxicación clínica de moderada o severa, los menores pueden presentar encefalopatía, dificultad respiratoria o neumonía u obstrucciones en el esófago.

El encargado de la Unidad de Endoscopia Pediátrica del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde, Guillermo Yanowsky Reyes explicó que es una anormalidad dentro de las manías.

Comer tierra se asocia a deficiencia de hierro por presentar anemia: "Nosotros sabemos que si el hierro sérico esta disminuido en la sangre del paciente, su consecuencia es que va a ser anémico (...) si se asocia la anemia por deficiencia de hierro a la geofagia o pica".

Con el tiempo, comer tierra se puede quitar pero en lo que eso sucede, el menor en algunos casos puede ser intervenido quirúrgicamente.

"Hemos tenido casos en los que hemos tenido que hacer extracciones de cuerpos extraños alojados en el esófago, sobre todo piedras, por niños que han ingerido y las piedras son difíciles de extraer, entonces puede haber complicaciones quirúrgicas, incluso poner en peligro la vida del niño".

El tratamiento para la pica consiste en orientación psicosocial, ambiental y familiar para asociar consecuencias negativas con la ingestión de sustancias no comestibles y consecuencias positivas con la ingestión de alimentos.

En caso de persistir con la pica, la recomendación es acudir con el pediatra o al Centro de Salud para realizar una valoración integral.