Otras notas de El Occidental
Prurito nasal
El Occidental
6 de febrero de 2011

Dr. en C. Eduardo López Lizárraga

Con frecuencia acuden a la consulta pacientes que refieren tener comezón nasal, la que es seguida de estornudos abundantes, frecuentes y la mayoría de las ocasiones en serie. Estos estornudos los puede asociar el paciente con el frío, con el olor de algunas plantas, lociones o de la tierra, tanto del hogar como de algunos sitios en que esta es tan ligera que al caminar se levanta polvo. Esto a su vez ocasiona: obstrucción nasal completa, que puede durar de una a tres horas y al cabo de ese tiempo, desaparece sin ninguna terapéutica. La obstrucción nasal completa desencadena una secreción serosa abundante, que sale por las fosas nasales, que cuando desaparece la obstrucción nasal completa, lo hace este signo, ya que es consecuencia uno del otro.

A este cuadro se le denomina "crisis alérgica" y es tan frecuente, que algunos pacientes la consideran como normal, lo cual dista mucho de ser la realidad.

Volviendo al título de nuestra publicación, está demostrado: que el prurito es ocasionado por múltiples fasciculaciones musculares o parestesias (alteraciones de la sensibilidad), las cuales a su vez son causadas por alteraciones en la histoquímica de la mucosa nasal (epitelio seudoestratificado).

Cuando esto sucede, entre otras cosas, estamos hablando de un proceso inflamatorio, que en la mayoría de las ocasiones es de tipo alérgico.

Por lo anterior, el tratamiento más conocido para las alergias son los antihistamínicos, dado que tienen acción anestésica de las mucosas y en consecuencia: si no siente el paciente, tampoco tendrá prurito o comezón de la nariz. Un ejemplo de lo anterior, son los taponamientos de la nariz, que pueden durar el tiempo que se requiera en ella, siempre y cuando el paciente esté ingiriendo este tipo de medicamentos.

En el momento actual, la solución definitiva del 76% de las alergias, es la eliminación de las infecciones localizadas en faringe, nariz y senos paranasales, ya que cuando se logra esto, se eleva el sistema de defensa a nivel de las secreciones serosas que cubren la mucosa nasal y en consecuencia, el proceso alérgico no se dispara o lo que es lo mismo: el paciente se cura.