Opinión / Columna
 
Tere López 
La importancia de las tradiciones
El Occidental
5 de noviembre de 2010

  PRISMA CIUDADANO

Un pueblo con cultura es un pueblo sabio, puesto que se puede voltear a observar su pasado y enmendar errores, como también confrontarse con otras culturas diferentes para así poder obtener de ellos lo mejor. Mucha gente piensa que existen países sin cultura, ya que pareciera que se han deshecho de ella pero, por suerte, no es así porque la gran mayoría de los países tiene un determinado tipo de cultura que no siempre es conocida, o que lamentablemente se ha perdido por la transculturización.

La tradición es importante no sólo porque transmite, en el tiempo, un conocimiento cultural y patrimonial único que es cada vez más importante para la historia de un pueblo y una memoria que nos permite ubicarnos en el tiempo como seres históricos y con finalidades específicas, sino también porque permite que cada ciudadano se identifique con su propia cultura.

El Halloween es una festividad basada en tradiciones celtas, que se celebra más por motivos comerciales que religiosos; vale la pena decir que la Iglesia no está de acuerdo con estas fiestas que contradicen sus principios, dado que, originalmente provienen del ocultismo, y en el país vecino del norte se han dado casos de infantes envenenados, golpeados o drogados en estas fechas.

Ahora bien, la celebración mexicana del Día de Muertos tiene su origen en las tribus mesoamericanas como son aztecas, mayas, totonacas, purépechas. Desde hace tres mil años, era práctica común conservar los cráneos del enemigo como trofeos, mostrándolos en los rituales simbólicos de la muerte. Se conmemoraba el noveno mes del calendario azteca, que era la fiesta de la cosecha a principios de agosto, duraba casi 30 días el festejo que era presidido por la diosa Mictecacíhuatl, dama de la muerte, en honor de los niños y parientes fallecidos.

Si en aquellos tiempos era común conservar los cráneos como una especie de trofeo, ya después la tradición evoluciona a las deliciosas calaveritas de azúcar que ahora encontramos hasta en el supermercado o en los puestos que con motivo de este día se ponen en parques o mercados.

Ambas tradiciones tienen un origen pagano, simplemente que la tradición del Día de Muertos es mexicana y la otra es extranjera. No podemos satanizar una u otra celebración, al fin de cuentas todos somos libres de celebrar este día como mejor nos parezca; pero debemos tener en cuenta que conservar nuestras tradiciones, y con ello la memoria de nuestra sociedad, depende de nosotros mismos. La Historia nos permite conocer quiénes somos, pero nuestras tradiciones nos definen como pueblo y nación.

* Abogada y empresaria.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas