Guadalajara
Tianguis de Medrano es "guarida de lobos"
Denuncian inseguridad para propios y extraños
El Occidental
11 de junio de 2010

Víctor M. Chávez Ogazón

Guadalajara, Jalisco.- El tianguis que se instala los viernes en la zona de Medrano se ha convertido en una verdadera guarida de lobos, donde grupos de hombres armados, con uniformes de policías y militares asaltan a camiones completos de personas que vienen de otros municipios a adquirir ropa en ese sitio.

Abundan los "tumbadores", tipos que arrebatan sus monederos y sus bolsas a amas de casa y, por si fuera poco, los dedicados al fraudulento juego de "la bolita".

Muchos comerciantes, sobre todo al mayoreo, se dan cita en ese sitio desde las tres y cuatro de la mañana para adquirir no sólo lo mejor de ropa que llega al sitio, sino también los precios más competitivos.

Llegan al lugar personas de Guanajuato, Michoacán y otras entidades tanto a vender como a comprar prendas.

De otros municipios de Jalisco y de diferentes colonias de la zona metropolitana, arriban al lugar comerciantes, que adquieren ropa al mayoreo.

ACECHAN LADRONES

Sin embargo, todo parece indicar que los ladrones se han percatado de todo lo anterior y amanecen en el sitio, para acechar a sus víctimas, a quienes interceptan al ingreso a Guadalajara o a unas cuadras del lugar.

Una empresaria de ropa en la zona de Medrano, con su comercio establecido, ha sido testigo de estos hechos y ayer denunció lo que ahí sucede cada madrugada de cada viernes, al procurador de justicia, Tomás Coronado Olmos.

Y es que, primero, aparecen los grupos de hombres armados, vestidos todos de negro o con ropas camuflajeadas, que esperan la llegada de los camiones de personas que vienen de otras partes a comprar ropa, y apenas bajan de la unidad son despojadas de todas sus pertenencias.

"No les dejan ni para desayunar y así como llegan, se van, llevándose consigo esa mala imagen de nuestra ciudad", comentó la empresaria, que nada tiene que ver con el tianguis, pero ha atestiguado estos hechos.

Curiosamente, en ese lapso no aparece por ahí ninguna patrulla de ninguna corporación y siempre los asaltantes, que portan incluso armas largas, se salen con la suya.

Luego, si alguien se salva de esto, aparecen los ladrones de bolsos y carteras, que entre la multitud despojan a las personas de su dinero o lo que ya adquirieron y se pierden corriendo entre las calles aledañas. Se asegura por parte de varios comerciantes, que cuentan con respaldo de algunos policías.

Y si ya ha superado estas dos etapas, aparecen los defraudadores del llamado "juego de la bolita" que engañan a las personas, las defraudan haciéndoles creer que encontrarán la famosa "bolita" debajo de alguna de las tres tapaderas de plástico, y en cambio les terminan robando todo el dinero, con la ayuda de los llamados "paleros" que los rodean amenazadoramente para evitar que se vayan sin perder.