Sociedad
La época victoriana en vestidos
Foto: Alejandro Madera Castellanos / El Occidental.
Bellas creaciones desfilaron en la Casa Museo López Portillo
El Occidental
20 de agosto de 2009

Julia Marisol Hernández

Guadalajara, Jalisco.- En días pasados, Carlos Martínez presentó a un nutrido grupo de espectadores, una singular pasarela denominada "Vestidos Victorianos 1912". El lugar para apreciar estos espectaculares vestidos fue en el interior del Museo Casa López Portillo.

"Vestidos Victorianos 1912" fue un evento inspirado en la moda de aquellos años. Moda en que la belleza de los corsés (y la incomodidad que producían) era la constante en una sociedad puritana y conservadora, que asociaba la belleza de la mujer en algo decorativo, que debía ser presumido o dado a conocer dejando de lado las incógnitas acerca de la naturaleza femenina y acotando, de paso, la libertad que debían tener las mujeres.

En dicha pasarela se buscó concentrar a diferentes diseñadoras, tiendas o modistas de aquellos diseños representativos a esta condicionante (1900 a 1930). El resultado fue un hermoso desfile de vestidos, que fue de lo contemporáneo a lo retro.

La colección presentada, comprendió creaciones de la diseñadora Catalina Rodríguez, de la tienda Nina Capelli, de la tienda Ragazza, de la diseñadora Miriam Montés y de distintos alumnos egresados de la Academia de Corte y Confección Benítez Ramos, en la que sobresalió el trabajo del diseñador Moisés Maya.

Mención a parte merece decir que durante la velada se mostraron también dos atuendos regionales; el árabe -- que tuvo una coreografía de velo -- y el atuendo egipcio que fue otra manifestación que fusionó la estética silueta de la modelo Paulina. Asimismo, los presentes disfrutaron de fondo musical al grupo inglés Dead can Dance, así como de un coctél.

Finalmente, y después de conocer estos elaborados vestidos -que lucieron aún más por la exuberante y exquisita belleza de las 18 modelos que participaron - los presentes se retiraron con una buena impresión del evento, no sin antes dedicarles a todos los organizadores nutridos aplausos y numerosas ovaciones.