Metrópoli
Museo Nacional del Virreinato celebra 50 años
Ya se presentó la primera muestra bajo el nombre de "Oriente en Nueva España", montada en cuatro salas totalmente remodeladas.
El Sol de México
18 de febrero de 2014


Redacción / El Sol de México

Ciudad de México.- En septiembre, el Museo Nacional del Virreinato, ubicado en Tepotzotlán, México, cumplirá 50 años de que abrió sus puertas al público, por lo que se llevarán a cabo exposiciones, conciertos, coloquios y programas académicos y habrá publicaciones de texto, anunció ayer su director, José Abel Ramos.

Por lo pronto, ya se presentó la primera muestra bajo el nombre de "Oriente en Nueva España", montada en cuatro salas totalmente remodeladas y que está integrada por 110 piezas entre marfiles, porcelanas, enconchados y taraceas.

La exhibición se armó en un espacio de las antiguas celdas de los novicios del convento de los jesuitas y tiene como antecedentes dos exposiciones anteriores "Comercio con Asia" y "El Galeón de Acapulco", de las cuales quedaron permanentemente las salas dedicadas a marfiles, taracenas y porcelanas, pero, a 3 décadas, ya se necesitaba renovarlas, por lo que se cerraron cuatro meses y se reabrieron con nuevos criterios.

Verónica Zaragoza, quien tuvo a su cargo la curaduría de "Oriente en Nueva España", expresó que en esa nueva interpretación, más allá de hacer un recorrido histórico de cómo la Nao de China viajaba de Filipinas a Nueva España y viceversa, la intención es mostrar las colecciones del museo, resaltar las piezas, su iconografía, color, forma y estilo.

Otro de los objetivos de esa nueva relectura es rescatar el concepto de Oriente, porque no todo era China y en el virreinato no había una distinción de lo que llegaba de Japón, China o Filipinas.

La también investigadora del MNV añadió que con esta nueva curaduría también se busca mostrar el intercambio artístico que se dio a partir de la llegada de la Nao de China. "Los artistas fueron adoptando ese gusto por lo chino y lo reinterpretaron, como sucedió con la porcelana azul y blanca que los artesanos poblanos adaptaron a su talavera y los pintores novohispanos se inspiraron en la laca japonesa para realizar sus marcos enconchados".

La muestra está organizada en cuatro salas temáticas, dos dedicadas a piezas de marfil, la tercera a porcelanas y la cuarta a obras taraceadas y enconchadas, además de una sección introductoria en la que se muestran videos y se incluye un mapa en el que los visitantes podrán ver que Oriente es mucho más que China.

Entre las obras que se pueden observar en las salas de marfiles, se hallan vírgenes, niños Dios, ángeles, demonios, Cristos y otras piezas de carácter civil, algunas con marcados rasgos orientales. En tanto que en la sala de porcelanas se exhiben cuencos, tazas, tibores, platos de porcelana azul y blanca y porcelana japonesa.

En la última sala se presentan seis pinturas enconchadas nunca antes expuestas, en las que se hace una alegoría de la oración del Credo. En tanto que en la parte de taracea (técnica ornamental árabe que consiste en incrustar marfil, hueso y plata en la madera) se exhiben una silla y varios baúles ricamente decorados.

Finalmente, la exposición se ubica en la planta alta del Claustro de los Naranjos y está abierta de martes a domingos de 9 a 18 horas. El costo está incluido en el boleto de acceso al recinto que es de 57 pesos. Estudiantes, maestros, jubilados, pensionados y menores de 13 años no pagan, y los domingos la entrada es libre.