Ciudad Juárez
Empresario de Juárez es ahora un mendigo
Marco Antonio Gámez Salcido,de empresario a mendigo.Foto:El Mexicano
MATARON A SU HIJA Y QUEMARON NEGOCIO.
El Mexicano
27 de septiembre de 2013

Venessa Rivas Medina / El Heraldo de Chihuahua

Chihuahua,Chihuahua.-El asesinato de su hija, extorsiones, secuestros y la quema de su negocio han sido algunas de las situaciones que ha enfrentado Marco Antonio Gámez Salcido, un desplazado por la violencia en Ciudad Juárez, quien ahora mendiga por las calles de Chihuahua en compañía de su esposa y tres hijos, uno de ellos con discapacidad.

Marco muestra a sus 49 años signos del estrés que vive; sufre diabetes y ayer estuvo a punto de sufrir un coma, muestra de ello es el derrame que trae en el ojo derecho. Marco Adán Quezada prometió ayudarle a conseguir una casa, pero sólo fue una promesa y la familia duerme donde la noche los alcanza.

Él relató cómo los grupos delictivos de "Artistas Asesinos" y "La Línea" lo presionaron para que les pagara cuota a fin de dejarlo trabajar en su taller de fuel inyección, hasta que un día, el 8 de diciembre de 2011, asesinaron a balazos a su hija Karen Sofía, de 18 años, cuando llegaba de la preparatoria. Fue el aviso para que no dejara de pagar la cuota, que subió de 6 a 8 mil pesos, es decir, 2 mil por semana. A pesar de que identificaron al asesino, no fue encarcelado por ser menor de edad.

Luego su esposa viajó a Guadalajara para buscar la manera de irse de Ciudad Juárez, pero los delincuentes decidieron secuestrarlo por 3 días; afirma que lo llevaron a una casa de seguridad.

Su esposa les pagó 320 mil pesos y les entregó una camioneta Tritón modelo 2007, ya que les pedían 500 mil pesos de rescate. Supuestamente la familia es propietaria de unos terrenos ubicados en el bulevar Zaragoza y Libramiento, frente a una tienda de autoservicio, donde se ubica el taller, 4 negocios comerciales y dos departamentos

Denunció que el teniente Morales, quien pertenecía al grupo delictivo de "Los Zetas", se desempeñaba como policía.

Marco denunció al policía y tuvo que salir huyendo de Juárez, pues hace tres semanas les incendiaron el negocio.

Afirma que una persona lo ayudó poniéndolo en un tráiler. Agarró a su esposa María del Rosario, así como a sus tres hijos de 7, 8 y 10 años, uno de ellos con parálisis cerebral.

Marco Adán Quezada le prometió dos despensas, dos mil pesos y una casa; sólo llegaron las despensas, pero no tiene dónde vivir. Hace cuatro días los botaron del albergue San Vicente de Paul al no tener los 80 pesos para pagar el hospedaje. Su esposa se puso a hacer pulseras que andaban vendiendo y les dijeron que no deberían de lucrar con sus hijos; "sólo queríamos juntar los 80 pesos, las vendíamos a 10 pesos".

Por si fuera poco, su niño requiere de medicamento controlado.

Si usted desea ayudar, puede comunicarse al (614) 158-5666.