Internacional
Rebeldes sirios fabrican máscaras antigás ante sospechas de armas químicas
Foto: Archivo
Organización Editorial Mexicana
27 de abril de 2013


FP

Siria.- Abu Tareq no es ingeniero pero, con información obtenida en internet y sus recuerdos del servicio militar, fabrica máscaras antigás después de que se intensificaron las sospechas de que el ejército sirio utilizó armas químicas y que el presidente estadounidense, Barack Obama, prometiera el viernes una "investigación definitiva" y advirtiera a Damasco contra estas prácticas.

El viernes, el presidente estadounidense, Barack Obama, prometió una "investigación definitiva" sobre la posible utilización de armas químicas en Siria y advirtió de nuevo a Damasco sobre su utilización, lo que cambiaría "las reglas del juego" del conflicto.

Según Washington, Damasco "probablemente" utilizó armas químicas en "pequeña cantidad", pero sus informaciones no son suficientes para tener la certeza de que Siria cruzó la "línea roja" trazada por Obama.

Sobre el terreno y provisto de una botella, carbón en polvo y un algodón empapado de Coca Cola, Abu Tareq, un rebelde de 72 años miembro de una brigada de la provincia de Latakia --región de procedencia del presidente Bashar al Asad y feudo de la minoría religiosa alauita de la que salió-- comienza la demostración.

Con la botella recortada a unos 10 centímetros del tapón, primero hay que hacer un agujero para dejar pasar el aire por la tapa y después echar algunas cucharadas de carbón en polvo y un trozo de algodón mojado en Coca Cola para cubrir el otro extremo.

Después, sólo hay que pasar el elástico alrededor de la cabeza y respirar.

Tareq reconoce que su máscara artesanal no protege durante mucho tiempo contra los gases letales y corrosivos que pueden afectar a la piel, pero apunta a que es mejor que una servilleta mojada y que puede salvar vidas al permitir abandonar un lugar lleno de humo en los primeros minutos después de un ataque químico.

Sin apoyo militar internacional, las brigadas Ezz ben Abdel Salem, con las que Abu Tareq combate, prefirieron anticiparse ante la multiplicación de pruebas que, según los rebeldes, anuncian un ataque químico.

Los insurgentes tuvieron noticia de la evacuación de cinco pueblos de mayoría alauita próximos al frente, a varias decenas de kilómetros al norte de la ciudad de Latakia, y de que el ejército distribuyó a sus hombres máscaras de gas industriales.

Esta información no pudo ser confirmada por una fuente independiente ya que las autoridades restringieron el acceso de los medios internacionales a las zonas bajo su control.

Esta evacuación "es la prueba de que algo importante se está preparando", aseguró Abu Basir, líder de las brigadas Ezz ben Abdel Salem.

Helicópteros del régimen continúan haciendo uso de sus armas y lanzando barriles cargados de explosivos, mientras que entre los rebeldes cunde el temor a que el ejército utilice un día esta misma técnica para lanzar una bomba química.

Si la utilización de armas químicas queda demostrada "y sus aliados apoyan una intervención del tipo que sea, la administración Obama tendrá que responder a esta enorme provocación del régimen sirio", estimó Mona Yacubian, del Stimson Center, un centro de investigación sobre Oriente Medio con sede en Washington.

Si estas acusaciones se verifican, "se habrá traspasado la línea roja", añadió.