México
Familias venden a sus hijas: Rocío García Gaytán
Organización Editorial Mexicana
14 de marzo de 2009

Judith García / El Sol de México

Ciudad de México.- De 8 mil a 15 mil pesos, padres de familia en Oaxaca, Chiapas y Guerrero venden a sus hijas como esclavas para uso doméstico en casas de familias de altos recursos económicos de la Ciudad de México, denunció la presidenta del Instituto Nacional de la Mujer (Inmujeres), Rocío García Gaytán.

En entrevista, la funcionaria federal indicó que en este momento recaban información para presentar la denuncia de este grave problema de esclavitud y trata de blancas que se está registrando en las regiones vulnerables del país.

Sin entrar en detalles, García Gaytán puntualizó que han tenido conocimiento de mujeres de la alta sociedad que han acudido a esas regiones para comprar a niñas para los servicios de limpieza.

"Últimamente nos hemos enterado y estamos investigando que mujeres de muchos recursos económicos están yendo a (algunas regiones de) Oaxaca, Guerrero y Chiapas, donde algunos usos y costumbres permiten que se vendan a las mujeres por ciertas cantidades o por cabezas de ganado".

De acuerdo con su información, los costos por las mujeres varían entre 8 mil a 15 mil pesos. Otros casos, agregó, las venden por cerveza. Pero, precisó tajante, lo que a mí me avergüenza más es que sean mujeres las que por resolver un problema de trabajo doméstico estén haciendo eso.

"Uno de los casos que estoy enterada es de una mujer que vive en las Lomas y ella lo justificó como una solución al problema de trabajo doméstico, porque (las que ofrecen sus servicios aquí) no duran. Mejor vete allá, tráete una sin problema y siempre va a estar aquí".

La funcionaria federal manifestó su preocupación porque están frente a un delito por trata de personas y esclavitud. "Quisiera documentar un caso porque es vergonzoso que en este siglo estemos regresando a ese tipo de práctica".

Señaló que para la institución el tema del trabajo es básico en su agenda de trabajo y llamó a todos los partidos políticos para que impulsen reformas para cuidar los derechos de las trabajadoras domésticas, donde contemplen horarios de trabajo y tengan acceso al servicio médico.