Tabasco
Aumentan expendedores de heno
Se da en las ramas de árboles altos. (Foto: El Heraldo de Tabasco)
El Heraldo de Tabasco
16 de diciembre de 2012

Alejandro Narváez Almeida / Corresponsal

Nacajuca, Tabasco.- Decenas de campesinos en esta temporada expenden el heno (pasto silvestre navideño), el cual utilizan para adornar los pesebres navideños en una semejanza al lugar en donde nació Jesús Cristo, esto con la finalidad de tener un dinerito extra en estas fiestas decembrina.

Y es que a pesar del riesgo que corren estos campesinos al subirse a los árboles a cortar este pasto y llenar costales de este producto natural como es el pasto silvestre de nacimiento, a como se le conoce en esta comuna, ya que después de cortarlo es encostalado y llevado a la ciudad donde se expende a 120 pesos el saquillo, veinticinco y cuarenta pesos la bolsa.

"Nosotros conocemos a este bejuco como "pasto silvestre de nacimientos", ya que únicamente se da en las áreas poco visitadas por el hombre, como malmonte sobre todo en los árboles elevados de la zona, el que quiere ganarse algo vendiéndolo tiene que pasar en cayucos sobre el pantano, hasta llegar a donde está la montaña de jahuactes y árboles enormes con esta planta aérea, en más de treinta comunidades es común ver su reproducción y su aprovechamiento en estos tiempos", dijeron los vendedores Manuel Hernández Luciano y Marcos Badal Vázquez, campesinos indígenas del poblado de Chacalapa y del ejido Nabor Cornelio.

Y es que, biológicamente el Heno (pasto de nacimientos) es mejor conocido como de la familia Botánica de las bromeliáceas, provenientes del género Tellarcia de Verona, de origen Español, y fueron traídas al territorio por los conquistadores de la América, los plantíos de árboles de esos tiempos fueron invadidos por la reproducción aérea de esta planta, hasta la fecha se reproduce con gran naturalidad sobre todo en los humedales, lugares donde la mirada del hombre no llega, sobre los troncos y ramas de los árboles gigantes como el Mote, el Overo, el Mango y el Macuilis, por la abundante espesura en su corteza (cáscara) y su gran humedad.

Esta trepadora, tiene por los nativos usos varios, ya que a parte de servir como adorno en las ceremonias religiosas de navidad, en té, es utilizada como analgésico, para regular la presión alta y baja, la colitis, el colesterol, la circulación y la hemorroide, aseguran.

Mientras que en la ciudad, ya se está vendiendo como pan caliente sobre todo en Nacajuca y Jalpa de Méndez, donde se observan los montículos de este trepador bejuco, que en los árboles son mecidos a capricho por el aire, lo mismo que en los hogares pues sirve de decoración como enramada natural.