Tabasco
El origen del nombre de Tabasco
Conocido tambien como el tata Tabscoob (Papa Tascoob), en la entidad se erigio un monumento en memoria al cacique mayor de Potonchan de cuyo nombre se derivo el de nuestro estado.
El Heraldo de Tabasco
6 de marzo de 2011

Félix Nolasco

Villahermosa, Tabasco.- Uno de los monumentos más significativos en la entidad se encuentra a la salida de Villahermosa con rumbo a Escárcega y se trata nada y nada menos el Monumento a Tabscoob, mismo que fue realizado en memoria al cacique mayor de Potonchán que tuvo el primer encuentro con los españoles, y de cuyo nombre se derivó el de la entidad. Conocido también como el tata Tabscoob (Papá Tascoob).

Taabscoob fue un halach uinik (cacique maya) de la jurisdicción de Potonchán, conocido porque dirigió a los mayas-chontales en la batalla de Centla contra los españoles dirigidos por Hernán Cortés el 14 de marzo de 1519.

Su señorío tuvo lazos comerciales con los mexicas y otras jurisdicciones mayas, especialmente con la jurisdicción de Chakán Putum, quienes después de haber tenido contacto con las expediciones de Francisco Hernández de Córdoba y Juan de Grijalva advirtieron a los chontales estar prevenidos. El 8 de junio de 1518, Juan de Grijalva desembarcó en la provincia de Potonchán y se entrevistó con el gobernante Tabscoob a quien se dice le regaló su jubón de terciopelo verde.

Se piensa que el nombre del estado mexicano de Tabasco proviene del nombre de este gobernante. Existe un monumento en la ciudad de Villahermosa (Tabasco) dedicado a su memoria.



Batalla de Centla

La Batalla de Centla fue un enfrentamiento ocurrido el 14 de marzo de 1519, en la cual los indígenas maya-chontales, dirigidos por su cacique Taabscoob, se enfrentaron con los españoles comandados por Hernán Cortés. En esta batalla los derrotados fueron los indios chontales.

El día 14 de marzo de 1519 las tropas de Hernán Cortés llegaron a la desembocadura del Río Tabasco (hoy Grijalva). En este lugar las huestes españolas fueron atacadas por los indios maya-chontales, rápidamente los españoles se defendieron con sus armas de fuego como los arcabuces y cañones, los cuales causaron pavor a los indios, pero lo que más los aterró fue ver a los jinetes de la caballería española, pues los indios creyeron que tanto la persona como el caballo eran uno solo, cosa que nunca habían visto en su vida, al final los indios resultaron los perdedores debido sobre todo a la mayor tecnología de armas por parte de los españoles.

Al día siguiente, embajadores enviados por Taabscoob llegaron al campamento español con obsequios, pues según la tradición de los indios el perdedor debía dar obsequios al ganador, entre los obsequios había oro, joyas, jade, turquesa, pieles de animales, animales domésticos, plumas de aves preciosas, etc.

Además, los indios entregaron a los europeos 20 jovencitas, entre las cuales venía Malitzin, que los españoles bautizaron como Marina, la cual sería consejera e intérprete. Cortés tendría un hijo con ella.

Después de la batalla, el día 15 de marzo de 1519, los españoles fundaron en el lugar de la batalla la Villa de Santa María de la Victoria. Ese mismo día celebraron una misa la cual ofició el capellán de la armada Juan Díaz, los españoles permanecieron ahí hasta el 12 de abril, antes de embarcarse rumbo a Veracruz donde iniciaron la ruta hacia la ciudad capital azteca, Tenochtitlan.