Opinión / Columna
 
De Primera Mano 
Rodulfo Reyes 
Granier, a bailar con la más fea
El Heraldo de Tabasco
7 de mayo de 2010

  Si bien sus adversarios políticos se han ensañado con él por tomar el toro por los cuernos, Andrés Granier Melo va pasar a la historia por haberse atrevido a poner a dieta al obeso aparato burocrático. ¿Por qué el gobernador se arriesgó a recortar plazas no productivas que afectaban el gasto de inversión?

El adelgazamiento de la plantilla laboral se requería desde principio de los noventa, hace 20 años. En 1991, el mandatario interino Manuel Gurría Ordóñez apenas se atrevió a esbozar una estrategia con el programa retiro voluntario, que no fue ni retiro ni voluntario sino sólo un manual de buenas intenciones.

Desde entonces razones políticas han impedido modernizar la administración. Así, Gurría no podía recortar las abultadas plazas, ya que estaba impulsando a Roberto Madrazo Pintado, en una época en donde si bien sólo los chicharrones del PRI tronaban, el PRD ya era una fuerza creciente con su figura estelar Andrés Manuel López Obrador.

El 20 de noviembre de 1994 Madrazo le ganó por más de 100 mil votos a López Obrador, pero Andrés Manuel bloqueó el fin de año las entradas a los tres poderes del estado e impidió el ingreso a Palacio del nuevo gobernador, que rompió el cerco el 19 de enero de 1995 con el uso de la fuerza para retirar a los perredistas que cerraban Plaza de Armas.

De 1994 a 2000 se vivió un sexenio en el que el PRD tuvo su mayor crecimiento en los veintiún años que lleva de vida. Pero las condiciones políticas no estaban dadas para que el gobierno del estado recortara a su burocracia: la factura podría cobrársela la sociedad al PRI en las elecciones para buscar al sucesor de Madrazo.

Por si eso fuera poco (la permanencia del Revolucionario Institucional en la quinta Grijalva), Madrazo tenías aspiraciones más allá de las fronteras de Tabasco: acariciaba la idea de buscar la Presidencia de la República.

Así que también Madrazo prefirió seguir engordando a la plantilla laboral, sin ponerse a pensar en que esa situación podría convertirse en una bomba de tiempo, tal como fue.

El 15 de octubre de 2000, Manuel Andrade Díaz -entonces delfín de Madrazo- apenas ganó por unos ocho mil votos al perredista Raúl Ojeda Zubieta

Para entonces, el sol azteca ya se había consolidado como una verdadera fuerza política y los especialistas pronosticaban que en 2006 la gubernatura sería para el negriamarillo.

De tal suerte que Andrade no podía correr el riesgo de que la gubernatura fuera -al entregar él la estafeta- para el PRD, por tanto existía la posibilidad de que se convirtiera en un perseguido político.

Por eso Manuel Andrade pugnó porque el candidato del PRI en 2006 fuera Andrés Granier Melo y no Florizel Medina Pereznieto -sentimentalmente su candidato, y el de Madrazo también-, pues el ex alcalde de Centro era el único que garantizaba el triunfo ante Raúl Ojeda.

Y así fue: Andrés Granier derrotó por más de 80 mil votos a Ojeda.

Para todo esto, Granier llega al poder con la herencia de Gurría, Madrazo y Andrade de una plantilla laboral hinchada de tan gorda.

Granier se encuentra con el dilema de seguir manteniendo un Estado obeso, inflándose de recursos en gasto corriente que se necesitan como gasto de inversión para obras sociales, en detrimento de toda la población; o bien de agarrar el toro por los cuernos y adelgazar el aparato.

Andrés Granier no hace futurismo. Él mismo ha dicho que después de la gubernatura se retira de la política.

Tampoco tiene interés en dejar a alguien en Plaza de Armas cuidándole las espaldas.

La oposición, así, no toma en cuenta que Granier no tenía más remedio que recortar las plazas improductivas, las que fueron creadas para acomodar a personas que colaboraron en campañas pasadas.

Ayer, una fracción de la bancada del PRD -la que jefatura el diputado Juan José Peralta Fócil- tomó la tribuna legislativa para impedir que el PRI presentara y votara las reformas enviadas por el Ejecutivo, en las que sobresale el decreto para la desaparición de 10 dependencias gubernamentales.

Finalmente PRI, PT, Verde y Panal aprobaron las reformas en sillas instaladas a ras del piso, mientras Peralta Fócil se quedaba con la tribuna.

MARIO DE LA CRUZ SABARIA

El joven secretario de Desarrollo Económico ha sido uno de miembros del gabinete que más activo ha estado para aterrizar información a la ciudadanía sobre las bondades del Programa Integral de Reingeniería de la Administración Pública del Estado del régimen de Andrés Granier Melo.

Pese a que se trata de uno los miembros del gabinete con menos edad, Mario de la Cruz ha dado resultados como si tuviera mayor experiencia.

Del área técnica, el titular de la CEDECO es de los más calificados por la ciudadanía.

BANDEJA DE ENTRADA...

BIEN POR EL coordinador de Comunicación Social y Relaciones Públicas, Alfonso Izquierdo del Río, que podido establecer una estrategia informativa para informar sobre los alcances del plan de austeridad puesto en marcha esta semana.

deprimeramano@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas