Tabasco
Falta infraestructura para discapacitados en espacios públicos
Manuel Quevedo Hernández, Vicepresidente Regional del Consejo Nacional de Atención a Personas con Discapacidad zona sureste. (Archivo/El Heraldo de Tabasco)
El Heraldo de Tabasco
17 de marzo de 2010

Ruth Pérez

Villahermosa, Tabasco.- Debido a que los espacios públicos de la entidad carecen de accesos e infraestructura adecuada para las personas con alguna discapacidad, este sector de la población no goza de igualdad de oportunidades, consideró Manuel Quevedo Hernández, Vicepresidente Regional del Consejo Nacional de Atención a personas con Discapacidad zona sureste.

En entrevista comentó que las personas con discapacidad continúan siendo víctimas de discriminación y el trabajo de las autoridades por brindar una mejor calidad de vida a quienes de por sí ya sufren alguna limitación ha sido mínimo, "la mayoría de los lugares como los restaurantes, hoteles, moteles cines, teatros, centros recreativos y deportivos carecen de rampas para discapacitados, nosotros no podemos acudir a estos espacios porque no hay como acceder", señaló.

Instó para que los diputados locales modifiquen las leyes y sea obligatorio que todo inversionista esté obligado a dar un lugar especial a las personas con alguna discapacidad por lo que "en Tabasco hemos hecho muy poco para que se respeten los derechos de las personas con alguna limitación y tengan una vida equitativa, porque todo esto impacta en el turismo, la gente no puede promocionar a la entidad como un destino que ofrece calidad y buen trato, por eso aquí no dejan divisas".

El Presidente de Desarrollo Humano Tabasco añadió que "tratemos de ir en una silla de rueda al Yumká y no pasas de la entrada, lo mismo sucede con los museos, oficinas de gobierno, aquí falta que haya esa visión empresarial que busque sacar al estado de la situación tan caótica que está".

Abundó que durante los periodos de asueto quienes sufren alguna invalidez física no gozan de igualdad de oportunidades y no queda otra que quedarse relegados sin poder tener una vida digna.