Otros Deportes
Pentathlón: institución que se niega a desaparecer
A los muchachos se les entrena durante tres o cuatro meses, en los que se les da una preparación física, militar e ideológica. (Foto: Eduardo Domínguez/El Heraldo de Tabasco)
El Heraldo de Tabasco
18 de noviembre de 2009

Eduardo Domínguez

Paraíso, Tabasco.- Con 53 años de existencia, el Pentathlón Deportivo Militarizado Universitario (PDMU), es una institución que se niega a morir, pese a la crisis de valores que prevalece actualmente, y aún con pocos elementos, continúa sesionando y reuniéndose todos los domingos en sus instalaciones ubicadas en la calle Manuel Doblado de esta ciudad.

A nivel nacional, esta institución fue fundada en 1938, pero en Paraíso, su fundación se remonta al 20 de noviembre de 1956, cuando llega a este municipio, el michoacano Armando Govea Álvarez del Castillo, primer oficial del PDMU, quien organizó a un grupo de jóvenes paraiseños para darle forma y fomentar en ellos, los altos ideales de la institución, trabajando con ahínco para lograr en una fecha no muy lejana el abanderamiento de la Zona Tabasco.

El actual comandante de la zona Tabasco, profesor Voltaire Suárez Alejandro, habla acerca de los orígenes de esta organización y explica que siendo el jefe nacional del Pentathlón, el primer comandante, Dr. Jorge Hernández Ibarra, autorizó la creación y promoción de lo que más tarde sería la Zona Tabasco del PDMU.

En el oficio sin número del 11 de octubre de 1956, la Comandancia General nombra Comandante de la Zona al Primer Oficial Armando Govea Álvarez del Castillo, quien por cuestiones de trabajo se ausentó de Paraíso, sede de la organización, y fue entonces que el Jefe Nacional, Dr. Jorge Hernández Ibarra, nombró como comandante al sargento primero Francisco Salazar, originario de la ciudad de México, quien también tuvo que retornar a su lugar de origen, por lo que el Pentathlón de Paraíso, quedó acéfalo durante seis meses.

El alto mando pentatleta nombró como comandante de esta zona al profesor Víctor Jesús Segura López, hombre de principios y valores, con un alto grado de responsabilidad, persona seria que vino a darle el nivel que alcanzó esta institución durante los años que tuvo al frente de la misma.

El profesor Voltaire Suárez, explica que el Pentathlón fue fundado con el propósito de que cada uno de sus integrantes, persiga la constante superación, con la que logrará alcanzar la finalidad suprema que la propia institución persigue: "La grandeza de la patria".

"El Pentathlón es una escuela de carácter y formación ciudadana que ha logrado establecer poderosos lazos de fraternidad entre todos sus integrantes; se llama Pentathlón por ser cinco disciplinas o deportes básicos lo que se practican; es "deportivo" por usar el deporte como herramienta para tener una mente sana en un cuerpo sano y resistente; es "militarizado por la disciplina que se sigue es de carácter militar, ya que, así se ejercita la obediencia, el mando mejora y se hace más pronta la voluntad, templa nuestro carácter y orienta la agresividad. Así se imprime la seriedad y el estilo que nos distingue por la formalidad de nuestros actos, finalmente es "universitario", porque sus iniciadores eran estudiantes universitarios, además por el espíritu abierto y crítico de la mentalidad pentatleta frente a la universidad de la cultura", indica.

Da a conocer que en 1995, el PDMU recibió el premio nacional del deporte, por fomentar, apoyar y difundir las actividades deportivas. La notificación de este premio, les fue dada por el presidente suplente del H. Consejo de Premiación, licenciado Carlos Mancera Corcuera, en 14 de noviembre de 1995.

El comandante Voltaire Suárez, abunda: el Pentathón tiene una estructura similar a la del ejército; al muchacho se le entrena durante tres o cuatro meses, en los que se les da una preparación física, militar e ideológica.

El Pentathlón, actualmente es una asociación civil que no percibe recursos de ninguna institución, sino con las aportaciones de sus propios miembros. Las instalaciones con las que cuenta son de su propiedad; durante el actual gobierno del químico Andrés Granier Melo, esta organización fue beneficiada con la construcción de modernas instalaciones deportivas: canchas de futbol rápido, de baloncesto, etc.

Indica el comandante Voltaire que cuando el muchacho termina su reclutamiento, hace un acto de juramento a la bandera, con el cual, deja de ser recluta y pasa a su primer grado, que es el de cadete; va subiendo de grado, con base en su desempeño que vaya teniendo.

La presencia del Pentathlón en Tabasco, no se concreta nada más en Paraíso, sino que se están reactivando los grupos que existían desde hace 25 años, en Teapa, Villahermosa, en Ocuilzapotlán, Cárdenas y Puerto Ceiba.

Actualmente, en Paraíso, el Pentathlón tiene unos 70 miembros. Existen en esta institución, dos categorías: el Pentathlón menor, al que pertenecen las personas de seis a 14 años de edad y, el Pentathlón mayor, de 15 años en adelante. No hay límite de edad para ingresar a él, pueden formar parte de éste, hombres y mujeres.

El Penta pretende formar a los niños y a los jóvenes para la vida, más aún en estos tiempos difíciles carente de valores. La finalidad fundamental de esta institución, es por la grandeza de la patria; los valores del Pentathlón, son la disciplina, la solidaridad, el respeto a las personas, a uno mismo, la calidad en todos los sentidos, como persona, como estudiantes, trabajadores, etc.

En su haber, el Pentathlón en Paraíso, cuenta con buenos hombres, actuales profesionistas que se han formado en disciplina en esta institución, como el profesor Daniel Chávez Herrera (q.e.p.d.), el licenciado Rufino Pérez Alejandro, Elpidio Domínguez Jiménez, José Luis Jiménez, el pediatra Santiago Tejeda Rodríguez y una larga lista de pentatletas.

En la ciudad de México, el Pentathlón tiene dos internados para albergar a sus miembros, quienes pagan una cuota mínima por hospedarse y tener la oportunidad de acudir a una universidad a cursar una carrera profesional.

La sede nacional del Pentathlón, está en México, D.F. y actualmente, el comandante general es el ingeniero Raúl Hernández Padilla.

Una vez al año, a finales del mes de junio, se realizan los juegos nacionales y la convención nacional, donde participan todos los comandantes de los estados de la república.

En los juegos nacionales, se realizan competencias deportivas y militares. Las primeras son: fútbol en cancha grande y rápido; atletismo, tae kwon do y lucha olímpica. Las militares son: tiro al blanco, tico con arco, prueba de pelotones que consiste en marchar bien; prueba de policía militar, que incluye saltos, defensa personal y los conocimientos que debe tener el elemento de todas las leyes internas de la institución.

Enfatiza que la participación del Pentathlón en la sociedad, se extiende a los casos de contingencia ambiental, reforestación, limpieza de calles, campañas de vacunación, etc.

Recuerda que hace 40 años "el Pentathlón tenía mucha fuerza porque no existían los distractores que existen en la actualidad, como la televisión o la internet; de hecho, en el Penta, era el lugar donde los jóvenes prestaban su servicio militar. En la actualidad, muchos padres de familia, le dan todo en la mano a sus hijos, y no los forman en una disciplina, y por eso vemos que los jóvenes de hoy, no rinden ni física ni intelectualmente, no respetan a sus padres ni a sus maestros, se dedican a tomar o a drogarse, porque no han sido formados con una verdadera disciplina como la que da el Pentathlón".

Cabe recordar que durante muchos años, el Pentathlón celebraba su aniversario, los 20 de noviembre de cada año, con su participación en el desfile cívico-militar, con actividades deportivas y un magno baile, al cual traían orquestas de fama nacional, algo que la ciudadanía paraiseña añora.