Chihuahua
Recidían en esta ciudad y Camargo
El Heraldo de Chihuahua
8 de febrero de 2008

Ernesto Topete Bernal

Chihuahua, Chibuahua.- Osvaldo Loya y Nicanor Loya Sánchez, acribillados la mañana de ayer por dos grupos de sicarios, son originarios de Chihuahua y Camargo, respectivamente. Osvaldo Loya nació y se crió en la comunidad de Santa María de Cuevas, en donde empezó sus actividades como ganadero. Es primo del presidente municipal de Belisario Domínguez Arturo Loya.

Los dos empezaron a crecer en el ramo propio de sus actividades hasta lograr ser grandes comerciantes.

Ayer jueves, como cualquier otro día en su agenda, acudieron a la tienda Wal-Mart ubicada en el periférico de la Juventud y Haciendas del Valle, llegaron poco antes de las 9 con veinte minutos. Estuvieron bromeando mientras tomaban diversos productos que luego pagaron en la caja. A las 10 de la mañana abordaron la pick up en que saldrían por una de las rampas del centro comercial, no sin antes pagar su boleto de estacionamiento, dos metros más adelante un vehículo les cerró el paso y bajó un grupo de sujetos armados con armas de grueso calibre que les dispararon en más de 80 ocasiones con cuernos de chivo.

Los cuerpos de los empresarios quedaron ahí tendidos en el asiento de la pick up y con la cabeza en el tablero, la camioneta quedó encendida y el motor fue apagado sólo hasta que llegaron los policías ministeriales.

Los encargados de la caseta de cobro fueron llamados a declarar.

Ahí quedó la vida de los dos empresarios que tenían como lugar de residencia Chihuahua y Camargo, incluso se dice que son originarios de Belisario Domínguez, pero las autoridades aseguraron que Osvaldo Loya Carmona, de 46 años, tenía como domicilio la calle Benildo 3805, de la colonia Quintas del Sol; en tanto que Nicanor Loya Sánchez, de 49 años, tiene su domicilio en la calle Venustiano Carranza número 2002, de la colonia Centro, en Camargo, de acuerdo a las identificaciones que les fueron encontradas, expedidas por el Instituto Federal Electoral (IFE).

Trascendió que Osvaldo tenía propiedades y ranchos en el poblado de Gran Morelos, pero dicha versión no fue confirmada por las autoridades estatales.

Sin embargo las autoridades no han establecido el móvil del crimen, pese a que quienes dispararon contra los empresarios, portaban armas de grueso calibre, como las que utilizan los sicarios al servicio del narco.