Chihuahua
Aún no fincan cargos por accidente en Aero Show
A 10 días de la tragedia

> Falla humana, falta de previsión y logística, entre causales
El Heraldo de Chihuahua
15 de octubre de 2013

De la Redacción

Chihuahua, Chihuahua.- Pese a que ya pasaron 10 días del accidente en el que una troca monstruo arrolló a más de 90 personas y privó de la existencia a 9 más, aún no se han fincado cargos contra los organizadores y exfuncionarios del Ayuntamiento responsables de realizar y autorizar el espectáculo extremo sin que hubiera las condiciones necesarias de seguridad. Mientras tanto, la Fiscalía General del Estado aseguró que será en las próximas horas cuando se imputen cargos a los organizadores del evento "Aeroshow Extremo".

La investigación va muy avanzada; estamos extendiendo la averiguación penal a miembros de las empresas, de las que hay dos intermediarias que participaron en estas contrataciones.

El Ministerio Público amplió las acciones penales en contra de otras cuatro personas. En cuanto a la investigación pericial practicada, se ha determinado que se trató de una falla humana por un lado y, por otro, la falta de previsión y la ausencia de una logística adecuada para esto, más allá de una falla mecánica específica.

En cuanto a la camioneta monstruo, se estableció que el sistema de suspensión que trae es de muelles, eso impide que la camioneta, al momento de aterrizar absorba el golpe, lo que aunado a unas llantas demasiado infladas provoca que la camioneta bote cuando cae, ocasionando que el conductor pierda el control sobre la misma, tal como sucedió en el Aero Show.

Una troca monstruo debe traer suspensión de amortiguadores y resortes; los amortiguadores llevan nitrógeno adentro o aceite, este sistema de suspensión es el apropiado, porque permite que el golpe se absorba, impidiendo el descontrol de la camioneta. La suspensión de muelles se usó en los años setenta.

La FGE determinó que la camioneta utilizada trae el volante en el lado izquierdo, como cualquier otro vehículo ordinario, lo que ocasionó que cuando la camioneta iba botando (por la inadecuada suspensión) el chofer se golpeara en el tubo que trae en la parte superior izquierda de la cabina.

Una verdadera camioneta que se utiliza en estas acrobacias trae el asiento en el centro de la cabina, eso evita que en los saltos el conductor se golpee con alguna superficie sólida que le haga perder el control. Otro de los aspectos revisados fue el sistema de aceleración, estableciendo que el de una camioneta utilizada para ese tipo de espectáculos debe de traer un sistema de seguridad en el pedal; debe ser un pedal pequeño y duro al presionarse, de tal manera que cuando el chofer quita el pie del acelerador la camioneta tiende a detenerse hasta apagar el motor, por ello, en los casos en que el piloto por cualquier motivo pierde la conciencia, la camioneta sola se detiene.

En la camioneta utilizada en el evento de la presa El Rejón el pedal del acelerador trae un especie de aro en el que el chofer fija el pie, aprisionándolo, lo que provoca que aun cuando éste no tenga conciencia ni control de la camioneta, ésta permanecerá acelerada, y considerando que trae un motor 454 Chevrolet alterado, que le permite obtener 700 caballos de fuerza, prácticamente se convierte en un arma letal contra cualquier persona.