Chihuahua
Siete hábitos para una familia ejemplar
A partir de honestidad y verdad
El Heraldo de Chihuahua
3 de mayo de 2012

De la Redacción

Chihuahua, Chih.-"Nosotros decimos que los valores se han perdido, pero en realidad es que no los practicamos; el cambio que debemos de hacer es un cambio de nosotros hacia los demás, si queremos cambiar al mundo debemos de empezar con un cambio en nosotros y generando un ambiente adecuado", enfatizó el doctor Antonio Ríos Ramírez, director general del PIT2 del Tec de Monterrey, en su conferencia "Siete hábitos de las familias altamente efectivas".

Esta charla se organizó a raíz de una necesidad grande que existe en la actualidad para recuperar las familias, que significa el núcleo de la sociedad y de donde partimos para lo que está sucediendo actualmente.

Niños de secundaria de entre 11 y 13 años, si vemos la edad de los que actualmente están delinquiendo son los que dentro de unos años serán los próximos jóvenes a los cuales si no se les educa bien en el hogar podrían convertirse en delincuentes.

En su exposición frente a 300 padres de familia de estudiantes de secundaria, el doctor Antonio Ríos Ramírez destacó que el modelo que presentó está basado en el libro de Stephen Covey, con quien se certificó y mantienen una buena relación; su plática versó en que los ambientes en que nos desenvolvemos han cambiado.

Enfatizó que en la década de los setenta a los muchachos los regañaban por hablar sin permiso, por interrumpir, por masticar chicle, por correr en los pasillos, por salirse de la fila, por tirar basura; actualmente se habla de drogas, alcohol, embarazos, suicidios, robos. Todo lo que ahorita está sucediendo.

Antonio Ríos explicó que el modelo se basa en principios, mejor conocidos como valores universales que se aplican para todos, como son la honestidad y la verdad, valores que no se han perdido, sólo que no se practican en el hogar. "El núcleo familiar es el centro de todo y es capaz de crear seres con valores".

Ante ello dijo que los 7 hábitos son pautas para que la familia pueda generar mejores ambientes de convivencia y comunicación, que les permitan empezar el cambio en la sociedad.

El primer hábito habla de ser proactivo, el ser humano tiene la libertad de elegir, lo que evita que finquemos culpas o que nos hagamos víctimas. Darse oportunidad que la libertad de elegir esté basada en valores para que tengamos la mejor respuesta.

El segundo hábito es tener siempre un fin en mente, "como familia siempre hay que saber para dónde vamos", si se quiere avanzar es bueno poner por escrito una serie de pautas para hacer la visión familiar. La idea es involucrar a toda la familia en este proyecto.

El siguiente hábito es poner primero lo primero, lo que hace es dividir entre lo urgente y lo importante, explicó que lo urgente es lo que requiere una atención inmediata y lo importante es lo que ayuda a la familia en lo quiere ser, hacer o tener. En la actualidad lo importante se deja al último, es decir las prioridades están erradas.

El doctor Ríos sugiere organizar momentos familiares que impliquen actividades de "uno a uno", es decir, que los padres se den su tiempo para platicar con cada uno de sus hijos. Mínimo una vez por semana. Mínimo un tiempo para planear, para resolver conflictos.

El expositor compartió con los padres de familia su visión, ya que dijo que hace 50 años uno de los rituales que propiciaban la convivencia en familia y la comunicación era la cena familiar, ahora los jóvenes no dejen el celular ni para comer.

Recomendó a los padres que prohíban los celulares o que todos los dejen en un lado, ya que a la hora de comida se puede platicar de ellos. "Estamos acostumbrados a estar en la comida, en las fiestas, en las reuniones con amigos y estar con el celular, sólo decimos 'sí te estoy oyendo', pero eso impide la comunicación".

El cuarto hábito es ganar-ganar, es decir, considerar el beneficio de los demás al mismo nivel que mi beneficio. Con el sistema de ganar-ganar la mentalidad implica pensar en "nosotros" en lugar de "yo". El objetivo es cooperar y buscar soluciones para ambas partes para que ambos se sientan ganadores.

El principio de ganar-ganar promueve lo siguiente: "Lo que es importante para otra persona, debe ser tan importante para la otra persona, como lo es para usted".

El quinto hábito es buscar primero entender y después ser entendido, implica que nosotros aprendamos a escuchar. Dijo que cada vez que haya un problema con los hijos o con la pareja se deben de poner los 5 sentidos, para entenderlo y sentir lo que está sintiendo la otra persona.

El doctor dijo que el sexto hábito es hacer sinergia, que implica trabajo creativo en equipo y en cooperación. Es crear algo nuevo que antes no estaba ahí.

El séptimo hábito es la "sierra", vamos a ver cómo le hacemos para renovarnos como familia, compartir tiempo junto renueva y mantiene el espíritu familiar. Hacer bromas, relajarse, aprender cosas nuevas juntos, discutir, todo ello ayuda.

"Lo más importante que se debe de tomar en cuenta para poder ejercer estos 7 hábitos es empezar por nosotros mismos, debemos de trabajar como una especie de modelo porque los hijos hacen lo que nosotros hacemos".

Finalmente dijo que este tipo de sensibilizaciones deben de hacerse de manera continua para sembrar la semilla de la conciencia, porque en donde está el problema ahora es en la familia, por ello hay que trabajar.