Opinión / Columna
 
Sergio Armendáriz Royval 
Declaración de principios del PRI
El Heraldo de Chihuahua
10 de abril de 2012

  A reflexionar

Principios doctrinarios de la Revolución

"Nos pronunciamos por un Estado laico para el siglo XXI, que sostenga la imparcialidad de las instituciones y garantice la salvaguarda del ámbito particular de los individuos frente a cualquier corporación, credo o dogma y reconozca a plenitud el ejercicio de su libre albedrío."

Sergio Armendáriz Royval

Vivimos en nuestro país un proceso electoral, se elegirá al primer magistrado de la Nación, no al dirigente de un partido político. Votaremos para renovar el Congreso de la Unión y, en algunas entidades federativas, se renovarán los poderes locales. La sabiduría del pueblo, es inconmensurable, pues con su actuación propició la alternancia, para que experimentáramos otra forma del ejercicio del poder. Dio oportunidad a todas las fuerzas políticas del país de gobernar en el Distrito Federal, en diversas Entidades Federativas, Presidencias Municipales y Congresos Locales. Sin embargo, en la máxima representación nacional, es decir, en el Congreso de la Unión, al Poder Ejecutivo Federal, se le acotó, por la expresa voluntad popular, el ejercicio dictatorial del poder, que éste intentó, desde sus inicios. Otorgó una mayoría de diputados y senadores a la oposición, para que se realizara un gobierno de discusión, análisis y de consensos, que lamentablemente desperdició la derecha panista, con un desdén lacrimógeno de 'no nos dejan gobernar', culpando al Poder Legislativo de 'parálisis institucional', que penoso y qué manera de perder la oportunidad, repito, les dio el pueblo mexicano.

El futuro inmediato de los derechistas, es la derrota, y la consolidación de las fuerzas políticas de la revolución. Para los oportunistas- bonapartistas, para los colaboracionistas y para los traidores, será la debacle, así que, adiós, con sus pulgas a otra parte, en el Partido de la Revolución, no tendrán cabida.

Otro principio fundamental del PRI, es: "Tenemos la convicción de que es necesario un Estado que respete la división de poderes y que propicie la colaboración entre los mismos, así como la participación responsable y comprometida de todas las fuerzas políticas en la construcción de mayorías estables que garanticen la gobernabilidad democrática." El P(de)AN fracasó rotundamente porque sus delirios dictatoriales y maniqueos lo hundieron en el desprestigio y en la demagogia. La rueda de la historia, jamás da vuelta atrás, a veces lenta, a veces veloz, pero nunca retrocede, no lo olviden señores que han contraído nupcias con la derrota electoral el próximo primero de julio, si no, al tiempo.

Fundamental el principio que a la letra dice: "Estamos a favor de una ciudadanía fundada en valores de tolerancia y fraternidad que se reconozca en su riqueza pluriétnica y pluricultural, y que exija la aplicación de reglas y políticas públicas que impidan que las diferencias de raza, género, preferencia sexual, edad, cultura, condición de discapacidad, origen o condición económica, política y social, se traduzcan en desigualdad, injusticia o motivo de discriminación." Que se entienda el respeto irrestricto a las comunidades indígenas y a sus derechos. Los derechistas, jamás aplicaron el valor tolerancia, pues, ni entre ellos lo hacen y, qué pleitos por el hueso, perdón, por las candidaturas dentro de su partido. Los principios del PRI, deben ser observados escrupulosamente y no caer en las provocaciones grotescas y hitlerianas de los adversarios. Dijo el licenciado Benito Juárez: "Los principios son todo, sobre todo, el del respeto al derecho ajeno que siempre traerá la paz."

Es condición 'sine qua non', que los candidatos del PRI, cumplan sus principios.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas