Policía
Trasladan a seis presuntos "Zetas" a penal de máxima seguridad
MÁS de 50 efectivos federales, estatales y custodios, trasladaron a un penal de máxima seguridad en el estado de Veracruz, a seis integrantes de Los Zetas Foto: Tomás Baños / El Sol de Tlaxcala
El Sol de Tlaxcala
27 de enero de 2010

Tomás Baños

Tlaxcala, Tlaxcala.- Seis integrantes de los presuntos "Zetas" que participaron en el secuestro de un empresario en el municipio de Yauhquemehcan, fueron trasladados el fin de semana a un penal de máxima seguridad del estado de Veracruz, tras considerar que su estancia en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de La Loma Xicohténcatl representaba un peligro.

Lo anterior fue confirmado por Jorge Mario Galán Díaz, director general de los Ceresos en Tlaxcala, quien precisó que se trata de Octavio Castro Alvalle y Julio César Hernández Santos, quienes son investigados bajo la causa penal 146/2009, y Gustavo Nicolás Cruz Hernández, Miguel Ángel Barbarino López Cabrera, José Torres Hernández y Enrique Díaz Villa, bajo la causa penal 118/2009.

Explicó que después de varios meses de estar en el penal de Tlaxcala, resguardados por elementos de la Policía Estatal, se tomó la decisión de llevarlos a una penitenciaría de alta seguridad; por lo que el pasado 21 de enero, unos 50 elementos de las policías federal y estatal y custodios los entregaron a autoridades judiciales del estado de Veracruz para que fueran recluidos en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número cinco Oriente, en Villa Aldama, Veracruz.

En entrevista, el funcionario estatal mencionó que dichos sujetos son presuntos responsables de los delitos de secuestro, homicidio calificado, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, posesión de cartuchos de uso exclusivo del Ejército, portación de granadas, asociación delictuosa y privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, delitos que fueron radicados en el Juzgado Segundo de Distrito.

Los presuntos delincuentes fueron enviados a un centro de máxima seguridad, ya que, por su alta peligrosidad y su perfil clínico-criminológico, no deben permanecer en el Sistema de Prevención de Readaptación Social de Tlaxcala.