300 años
El sueño de ser empresario
Arturo Chretin Castillo. Foto: El Heraldo de Chihuahua.
El Heraldo de Chihuahua
17 de marzo de 2009

El Heraldo de Chihuahua

En el México de los 80 prevalecían normas para sostener fuertes barreras arancelarias como un blindaje a la producción nacional; los empresarios de esa época fueron testigos del cambio en las políticas internacionales del país y la caída de los monopolios ofi ciales. Para don Arturo Chretin Castillo, a quien se le recuerda en la Cámara Nacional de Comercio por ser de los más jóvenes presidentes de su historia, la forma de hacer negocio tuvo un cambio vertiginoso a raíz de la apertura comercial de nuestro país, pero además mutó la mentalidad de los empresarios y del sector laboral a partir del boom de la industria y la maquiladora. "Antes el imperio oriental chino mantenía una muralla que le daba protección respecto de los riesgos de otros pueblos belicosos; esta puede ser una analogía aplicable a las políticas que mantenía México en materia de cobro de incosteables aranceles por las importaciones, con el fin de proteger a las empresas nacionales", explica en entrevista.

El nacimiento de empresas de diversos giros generaban de inmediato el ánimo de protección por parte de los gobierno, generando las barreras arancelarias imposibles de brincar; con esto se alineaba el consumo nacional a las compañías nacionales y se sustituían las importaciones. Sin embargo, esto generó oligopolios, altos precios y baja calidad con los productos nacionales, mientras que en otras latitudes empezaba a fortalecerse la aplicación de políticas de libre comercio. Los empresarios de la época tenían diversas opiniones con respecto a las políticas de nuestro país con el exterior, pues mientras que los industriales (por medio de su representación en la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación) apoyaban las medidas ofi ciales de mantener las barreras arancelarias para las importaciones, a los empresarios del sector comercio los motivaba buscar la apertura.

Otro de los aspectos relevantes del periodo de los ochenta fue la ardua labor de los representantes del sector privado por limpiar la imagen de sus agremiados. "Nos tocó la época en que la imagen del empresariado era equivocada, muy negativa. Se nos decía encarecedores de los productos, acaparadores, especuladores y trafi cantes del hambre del pueblo, bajo la convicción de que los empresarios éramos los responsables por ejemplo de la carestía", recordó. Era una época de efervescencia ideológica y política, en que dentro de los discursos de los políticos y candidatos a puestos de elección popular era una fácil manera de ganarse adeptos acusando a los comerciantes de los problemas sociales y presentando alternativas de solución en contra de los patrones explotadores. Recuerda Arturo Chretin que al asumir la presidencia de la Cámara Nacional de Comercio en 1994, parte del discurso se concentró en ese asunto.

Entonces, luego de que tome protesta, dije que mientras la sociedad siga juzgando a la luz del liberalismo económico y rabioso a las empresas y a los empresarios, el desarrollo del país estaba en riesgo, no vamos a tratar de convencer de esto sólo al gobierno sino al mercado social. Era claro que los comerciantes no eran los responsables del encarecimiento de los productos, dijo Chretin, "como si el cartero fuera el culpable por las malas noticias que llegaban a los hogares por medio de la correspondencia". Vivíamos aún graves rezagos en cuanto a la eficiencia en la industria, corrupción en los gobiernos, altos impuestos e incremento en los precios de servicios que ofrecían los monopolios oficiales como la Comisión Federal de Electricidad, Teléfonos de México y en otros aspectos. Por ejemplo la venta del papel para los periódicos era acaparado por el sector gobierno, recuerda el actual presidente de la Federación de Cámaras Nacionales de Comercio. "Nosotros éramos el último eslabón de la cadena.

Nos tocaba dar la cara al público, mientras que para algunos era muy sencillo usar la demagogia para hacernos responsables de un problema que venía de otros niveles", dijo. "Tuvimos que salir entonces a debatir cuál era la obligación del sector comercio. Entonces por la época que vivíamos se tenía que tener una buena mano derecha para el debate y sacar los mejores acuerdos con la derecha", recordó. Desde el punto de vista de Chretin Castillo de los aspectos más nocivos que se han vivido en materia del desarrollo económico del país ha sido el monopolio del sector público y político, a tal grado de que el Partido Revolucionario Institucional, que resultó de un acaparamiento del poder por muchos años, ahora ante la competencia política se mantiene como un partido que ve hacia sus bases y es efi ciente. Recuerda que al terminar su carrera de Licenciado en Administración de Empresas en el Tecnológico de Monterrey, logró colocarse como director del departamento de investigación y estudios económicos de Desarrollo Económico de Chihuahua, AC y le tocó impulsar, promover y concretar la instalación de la primera maquila en Chihuahua: Honeywell.

Recordó que desde esa área se impulsó la visión de un Chihuahua industrial, diferente al que se tenía hasta entonces, pues se basaba en la promoción de la ganadería, minería e incluso agricultura. Aun y cuando nuestra capital se encontraba lejos de las grandes concentraciones urbanas, resultó para la industria una gran oportunidad los pocos kilómetros que hay con el principal consumidor del mundo. Gracias a los trabajos realizados y nació en el joven de 29 años la visión de ser empresario y de iniciar una fructífera carrera dentro de los organismos representantes del sector privado, siendo partícipe de la promoción de una nueva cultura empresarial de abandonar los escritorios de las compañías y dejar de preocuparse sólo por obtener utilidad y producir, sino buscar la manera de acercarse al mercado social.

TRAYECTORIA DE ARTURO CHRETIN*

Arturo Chretin Castillo es uno de los tres presidentes más jóvenes que ha tenido la Cámara Nacional de Comercio de Chihuahua. Nació en la ciudad de Chihuahua el 17 de mayo de 1953; es hijo de doña Olga Castillo y don Alberto Chretin Chávez. Está casado con María Elena Sáenz, con quien procreó dos hijos, Arturo y Olga. A los 24 años, en 1977, se hizo cargo de la gerencia del restaurante-bar La Hacienda, junto a la plaza de toros La Esperanza; luego en 1979 tomó la administración del drive inn La Alameda, en la avenida Colón y Teófilo Borunda. Ha sido consejero de diversos organismos públicos y privados, como el Consejo Consultivo de Tránsito, Comité Estatal de Abastos, en la Comisión para la Planeación y Desarrollo, de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio. Ha fungido en dos ocasiones como presidente de la Federación de Cámaras Nacionales de Comercio (1986-87 y actualmente); fue el primer presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y ocupó la dirigencia de Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia (1982).

Fue presidente de la Cámara Nacional de Comercio en 1984 y reelecto un año después, tiempo en el cual instituyó la tarjeta de descuento de la Canaco, por medio de la cual propietarios y trabajadores de casas afi liadas resultan beneficiadas en su economía al presentarla en sus compras y obtener precios de mayoreo. Se dio especial promoción al potencial turístico de la región a través de eventos, tales como Conozca Chihuahua en octubre y Canaco 275, con motivo del CCLXXV aniversario de la Fundación de San Felipe el Real. En la gestión de Chretin se entregó la medalla Canaco al Mérito Empresarial, con lo que se hicieron reconocimientos a los agremiados que por su actuar destacaban dentro de la comunidad. Como empresario recuerda la adquisición de una huerta de manzana en Namiquipa, haber incursionado en el negocio especializado Carnes Finas Ambassador, en la que se comercializaban carnes selectas delicatessen y algunos productos d e embutidos y latas. Se operó por unos años la Inmobiliaria Pinos Altos, en donde posteriormente se instalaría la primera Pizza del Rey (Campestre), por iniciativa de un joven estudiante y sus hermanos.

*Resumen del texto El Comercio en la Historia de Chihuahua.