Comunidad y Cultura Local
Cuentos y leyendas de la Costa de Chiapas
El ignoto mundo de ultratumba
El Heraldo de Chiapas
30 de octubre de 2012

MARCO A. OROZCO ZUARTH



En todas las regiones de Chiapas existen las más variadas leyendas de personajes que gozan espantando a los mortales que se cruzan por sus caminos. La Costa chiapaneca no podía ser la excepción; más aún siendo una zona de gran tradición, en donde su ubicación geográfica es tan ventajosa para el tránsito comercial con el centro del país como con Centroamérica; esta posición privilegiada hizo de la región un paso obligado para el intercambio comercial desde la época prehispánica.

El comercio fue una de las actividades principales de esas tierras, pero así como llegaban, pasaban por ahí y se iban productos a diversos horizontes, el mismo destino tuvo el imaginario colectivo que también iba, venía y se arraigaba.

Es este mundo fantástico de espantos y aparecidos que siempre acompaña a los niños; pues si en la escuela aprende el mundo racional, en la casa conoce esa otra dimensión que es transmitida por sus abuelos, padres y tíos.

De esta manera César Pineda del Valle logra recopilar, redactar y darle vida nuevamente a esos entes del inframundo que asolan las mentes de los infantes costeños, para que de vez en vez sientan un escalofrío en sus acalorados cuerpos; para que de repente se sienta el hielo en esas soleadas tierras.

César Pineda del Valle era originario de Pijijiapan, precisamente a la mitad de la Costa chiapaneca, por lo que conoció desde temprana edad, los relatos de estos espantos que se plasman en el libro titulado precisamente "Cuentos y leyendas de la Costa de Chiapas", una obra clásica ya de la literatura chiapaneca.

De esta manera vamos a encontrar que "La Malora", "La Llorona", "El duende", "El Sombrerón", "El Cadejo" y "La Marota enfrenada" reviven nuevamente para hacer de las suyas en las llanuras costeras del pacífico; así también nos narra cómo "Se lo ganó el diablo", lo que es "El miedo" y "La piedra del burro".

Al respecto, Juan Roque Flores, en el prólogo, afirma: "Los relatos aluden siempre al más allá, al ignoto mundo de ultratumba que hace sentir su presencia en el mundo terrenal en forma de apariciones de seres muertos para advertir peligros y castigar fallas..."

Sin duda es una obra que no debe faltar en su biblioteca.