Tuxtla Gutiérrez
Pasean por la ciudad a San Pascualito Rey
SU CARRETÓN adornado con flores blancas y amarillas, además de joyonaqués zoques, circuló por la ciudad en medio de las oraciones fervorosas
Se efectuó el recorrido del santo popular por el centro de la ciudad; es venerado tanto en Chiapas como en Guatemala y se afirma que ayuda a muchos, al igual que atrae fieles
El Heraldo de Chiapas
18 de mayo de 2012

MARIANA MORALES



Para venerar a San Pascualito Rey no es necesario acudir a su iglesia en estos últimos cuatro días, cuando sus fieles celebran su nacimiento y muerte; durante todo el año el santo popular recibe visitas en su recinto, donde -a decir de sus fieles- están depositados sus restos y ayer fue sacado en su carretón para recorrer la avenida principal de la ciudad, en medio del gozo popular.

La imagen de no más de un metro de largo hizo el recorrido, mientras que los restos fueron cargados por las decenas de fieles; llegaron hasta el lado sur y regresaron a su iglesia, luego de que el arzobispo de esta Iglesia católica apostólica ortodoxa, Rogelio Cansino, oficiara una misa para venerar a este santo conocido en Chiapas y Guatemala.

Su carretón adornado con flores blancas y amarillas, además de joyonaqués zoques, circuló por la ciudad en medio de las oraciones fervorosas. Los aplausos resaltaron de un grupo de indígenas provenientes de los Altos de Chiapas, donde se ubica una de las ocho sedes estatales de esta Iglesia.

El culto de este santo popular, no reconocido por la Iglesia católica pero documentado por un fraile franciscano, obtiene cada vez más adeptos en Chiapas, principalmente indígenas, debido a que ahora se les hace la invitación para que acudan a conocer a San Pascual, señaló el arzobispo Cansino.

"No hay un perfil de los fieles del santo, todos somos católicos a quienes nos han inculcado el fervor y respeto por él", dijo el fiel Beltrán Córdova, quien sentado en una de las bancas de la iglesia, espera a los que hacen fila para que se les pase albaca por todo el cuerpo, como parte de las "limpias" encabezadas por el sacerdote del lugar.

Édgar Morales, otro seguidor de San Pascual, portaba un dije de la Santa Muerte. Salió de la iglesia justo cuando los mariachis llegaban a cantarle al santo; él ya no esperó a que los sacerdotes dieran paso a que los fieles admiraran de cerca las reliquias y pese a que llevaba consigo la imagen de "la niña santa", también se dijo seguidor del santo popular, a quien siempre le ha pedido tener buena salud y éxito en la vida, afirmó.

Afuera de la iglesia se vendía albaca, la imagen de San Pascual y sus oraciones. Esta vez, la carreta con los restos del santo entró triunfante al recinto, refirieron sus fieles, quienes se perdieron entre la multitud, todos en busca de una "limpia", encabezada por el sacerdote y en la presencia de San Pascualito Rey.