Comunidad y Cultura Local
Pasean y queman "judío"
Forma parte de las tradiciones dentro de la cultura zoque de esa región
El Heraldo de Chiapas
10 de abril de 2012

CARLOS MARROQUÍN



Como parte de las diversas tradiciones que fortalecen a la cultura zoque de la región de Ocozocoautla de Espinosa, Chiapas, se llevó a cabo el pasado fin de semana el paseo y quema de "judío", en los barrios populares de dicho municipio.

Durante la tarde-noche del miércoles de la Semana Santa, lugareños comienzan con la elaboración de los "judíos" que hacen alusión a Judas Iscariote, quien vendió por unas monedas a Jesús Cristo.

Aunque en otros estados de la República Mexicana tiene otros matices, como la quema del aburrimiento y el mal humor, en Ocozocoautla da la pauta para que cientos de familias se unan y recuerden que la fe debe ser el camino a seguir.

En el barrio Unión Hidalgo, se colocan los "judíos" en lo alto de la iglesia, como muestra de lo que no "se debe hacer" (malos comportamientos), siendo que todo gira entorno a la muerte y resurrección de Jesús.

Durante tres días los "judíos" son exhibidos en diferentes puntos de Coita, como también se le conoce a este pueblo, en donde las bromas y carteles con frases jocosas roban la risa de los transeúntes.

Aunque por lo general son quemados el Sábado de Gloria, en esta ciudad se realiza el domingo por la noche, previo a un último baile.



Su elaboración

Para su elaboración los pobladores utilizan el "totoposte" (hoja de maíz seca) para rellenar el judío, un orquetón (palo en forma de i griega) para su cuerpo, ropa vieja, que incluye zapatos y máscara de madera (utilizada en el Carnaval Zoque Coiteco) como rostro; durante su confección, la música de tambor y pito acompañan las manos que van dando forma a este personaje.



Paseo y quema

Durante el domingo las personas que participaron en su hechura, intervienen en una caminata que sale de donde está colgado el "judío" (11:00 de la mañana), para pasearlo por las calles y avenidas de Coita; este recorrido se puede hacer en burro, caballo o triciclo.

En cada esquina las decenas de niños van pidiendo dinero a los pobladores: "No me da un peso pa'l judío", y en caso que éste dé una propina se lleva el judío para que sea observado.

Entre bromas y risas, los infantes van recolectando las monedas, que se utilizan para la compra de petróleo y cuetes que son colocados en el interior de cada uno de los judíos.

Hace tiempo existían ciertos lugares donde se posaban los judíos, recibían coronas de bugambilias y eran bañados con diesel; ahora los propios organizadores lo realizan.

Sin duda alguna esta tradición fomenta la unión y el respeto entre sus lugareños, la cual termina con un rico pozol de cacao y quema de los judíos durante la noche del domingo, acto que "purifica el alma y da armonía" al ser humano.