Opinión / Columna
 
Gilberto Nieto 
Los atributos de la innovación pedagógica
Diario de Xalapa
22 de octubre de 2013

  En estos momentos, innovar en materia educativa se ha vuelto un concepto difícil de aprehender en la realidad educativa, en donde aparecen continuamente ideas, muchas de ellas entresacadas de otras. Además, las pedagogías innovadoras, activas y progresistas, sufren cierto descrédito oficial. Pero a pesar de todo, la innovación es una auténtica aventura que muchos profesores están dispuestos a enfrentar aunque esté cargada "de dificultades, paradojas y contradicciones", que para ellos como docentes dispuestos al cambio y contrapuestos a la rutina, es un apasionante mundo de posibilidades y satisfacciones personales.

La educación y la apropiación del conocimiento son procesos vivos que no pueden detenerse; por tanto, la escuela no puede quedarse estática, limitándose a un poco de lectura y escritura mínimas y a un ligero acercamiento a la cultura. El docente tradicional es el docente rutinario que avanza con una visión del presente-pasado, sin comprender que hoy se necesita una visión del presente-futuro para tratar de cubrir las expectativas y necesidad que requiere la educación de la sociedad contemporánea.

Según Jaume Carbonell en La aventura de innovar. El cambio en la escuela, la innovación es una "serie de intervenciones, decisiones y procesos, con cierto grado de intencionalidad y sistematización, que trata de modificar actitudes, ideas, culturas, contenidos, modelos didácticos y otra forma de organizar el currículum, el centro y la dinámica del aula", concepto bastante amplio que conjuga las diversas situaciones que pueden darse en el aula y la escuela.

No podemos aceptar como una innovación en la práctica docente el uso de las TIC, cuando éstas suplen al libro de texto. Cuando mucho sería un síntoma de modernidad puesto que sólo estaríamos cambiando el formato. El alumno debe pensar, usar la memoria para recordar procesos y no simples datos, lograr una mayor sintonía entre el pensar y el sentir, entre el desarrollo de la abstracción y de los diversos aspectos de la personalidad. Hoy el alumno debe aprender a aprender.

Se tienen que utilizar las TIC para que la escuela no se descalifique a sí misma, como nos dice Patrick Mendelsohn, de la Universidad de Ginebra. La escuela no puede pasar por alto lo que sucede en el mundo y las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) transforman de manera espectacular nuestros modos de comunicarnos, de trabajar, decidir y pensar. Esto demanda el desarrollo de nuevas competencias para procesar, discriminar, manipular, analizar y comparar la información con el objeto de que se puedan generar nuevos conocimientos.

Es muy directo Carbonell al decir que la principal fuerza que impulsa el cambio educativo son los profesores, cuando trabajan coordinada y cooperativamente en los centros escolares y se comprometen a fortalecer procesos de debate y consenso de las actividades escolares. Algunos de los factores que pueden ser clave para promover la innovación son los equipos de trabajo sólidos en una comunidad educativa receptiva; la planeación y revisión de los aspectos a innovar; las redes de intercambio y cooperación, los asesores y colaboradores críticos y algunos apoyos externos; el clima ecológico y los rituales simbólicos de un ambiente de bienestar y confianza, de comunicación fluida entre los docentes; institucionalizar la innovación para que forme parte de la vida en el aula; evaluar los trabajos para evitar retroceder en lugar de avanzar; incorporar las vivencias y la reflexión en el marco de la evaluación.

El cambio y la innovación son experiencias personales que adquieren un significado particular en la práctica. En determinados contextos podemos hablar de renovación pedagógica. Por ello las reformas educativas requieren cambios estructurales y modificaciones en las prácticas educativas. Una reforma sin la modificación de los paradigmas, hábitos y actitudes del profesorado está condenada al fracaso. Lograr que maestros y alumnos participen de una manera más comprometida durante los procesos de enseñanza y de aprendizaje será posible en la medida en que conozcan, interpreten y hagan suyas las nuevas propuestas curriculares.

gilnieto2012@gmail.com
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas