Turismo
Empresa constructora destruye templo maya en Belice
La pirámide de casi 30 metros de altura, y que quedó reducida a un pequeño montículo, era parte del centro ceremonial Noh Mul, ubicado unos 80 km al noroeste de Ciudad Belice. Foto: AP
Organización Editorial Mexicana
15 de mayo de 2013


AFP

Ciudad de Belice.- Una empresa constructora propiedad de un político destruyó un templo maya de 2.300 años en el norte de Belice para obtener grava y reparar una carretera, denunciaron las autoridades de este país que se mostraron indignadas y prometieron una investigación "a fondo".

La pirámide de casi 30 metros de altura, y que quedó reducida a un pequeño montículo, era parte del centro ceremonial Noh Mul (Colina grande) ubicado unos 80 km al noroeste de Ciudad Belice y cerca de la frontera de México.

La ministro de Turismo y Cultura, Tracy Panton, expresó al Canal 7 de Belice su "indignación por la destrucción del sitio arqueológico maya Noh Mul. Este desprecio por la herencia cultural beliceña y el patrimonio nacional es de una ignorancia imperdonable y refleja un desdén incomprensible por nuestras leyes".

El complejo arqueológico, a pesar de encontrarse en unos campos de caña de azúcar de propiedad privada, estaba bajo la protección del estado beliceño como todo rastro precolombino.

Noh Mul, cuya destrucción se detectó a fines de la semana pasada, fue en el siglo tres antes de la era cristiana el centro de congregación de unos 40.000 pobladores mayas, de acuerdo con las investigaciones de los arqueólogos.

La responsable es la constructora D-Mar, propiedad del candidato oficialista a alcalde de Ciudad Belice -la principal urbe- Denny Grijalva, quien afirmó ignorar lo que había ocurrido en Noh Mul, en el condado de Orange Walk.

La ministro Panton prometió investigar a fondo: "Hemos entregado un reporte preliminar y esperamos para fin de esta semana que el informe esté completo y sea transferido a las autoridades correspondientes para que se tomen medidas".

Sin embargo pese al daño irreparable, el gobierno admite que la penalidad para los responsables podría ser poco menos que ridícula: la constructora corre el riesgo de "una multa de 10.000 dólares, que nunca podrá corregir el daño perpetrado" dijo Panton.

El director del Instituto de Arqueología de Belice y quien primero denunció la situación, Jaime Awe, dijo al Canal 5 tener "un enorme sentimiento de incredulidad por la ignorancia e insensibilidad de esta gente. Estaban utilizando el material (de la pirámide) para rellenar carreteras".

Para los expertos no existía ninguna posibilidad de que los constructores desconocieran que se trataba de montículos mayas, por lo cual debían ser conscientes de la importancia del sitio.

"Estoy conmocionado por esta destrucción deliberada de la herencia cultural de los mayas y de la humanidad" se lamentó el dirigente maya Greg Ch'oc, al ser interrogado por el telediario del Canal 5 de Belice