Xalapa
Expropiará gobierno bienes de Finamed
El secretario de Salud, Juan Antonio Nemi Dib, en rueda de prensa. Foto: Diario de Xalapa
Diario de Xalapa
23 de abril de 2013

Miguel Salazar/Diario de Xalapa

Xalapa, Veracruz.- El gobierno de Veracruz inició formalmente un proceso de expropiación de bienes en contra de la empresa Financiamiento Médico (Finamed) por detectarse violaciones al contrato por la falta de equipamiento suficiente en servicios complementarios comprometidos y la pretensión de cobros improcedentes en 11 hospitales de la Entidad, citó el secretario de Salud, Juan Antonio Nemi Dib.

Acompañado del contralor general Iván López Hernández y del procurador fiscal José Ramón Cárdenas Shaadi, detalló que la empresa pretendía cobrar 530 millones de pesos que no tienen sustento al insistir en que Finamed ha incumplido en el equipamiento total.

Recordó que en 2008 el Gobierno de Veracruz firmó con Finamed un contrato multianual con la autorización del Congreso del Estado por 12 años de servicios complementarios.

Además, señaló que la presente administración estatal tiene la presunción fundada de que la compañía quería suspender la prestación de servicio sin importarle que pondría en riesgo la vida de miles de veracruzanos, lo que representa una flagrante violación al contrato firmado de manera formal.

Garantizó la atención médica a todos los pacientes que requieren de los servicios complementarios otorgados por Finamed, además que precisó que la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) dictaminará si procede o no la expropiación de bienes.

El titular de Salud en el Estado aseguró que no existió voluntad política de parte de la empresa para atender lo acordado desde 2008, lo que finalmente obligó al Estado a iniciar el proceso de expropiación.

Precisó que Finamed ha incumplido en diversos servicios, principalmente en el equipamiento total, además que sobreestimaba la valoración.

Los 11 hospitales equipados por Finamed se encuentran en los municipios de Tuxpan, Poza Rica, Martínez de la Torre, Veracruz, Río Blanco, Yanga, Tierra Blanca, San Andrés Tuxtla, Coatzacoalcos, Acayucan y Xalapa, donde la atención médica se mantendrá firme con el respaldo de personal altamente capacitado.

Juan Antonio Nemi Dib señaló que la empresa inició operaciones con la autorización del Congreso del Estado, sin embargo reiteró que en últimas fechas ha incurrido en una serie de violaciones al propio contrato que incurre, entre otras cosas, en la falta de equipamiento suficiente y de manera particular la pretensión de cobros improcedentes desde el punto de vista de la Secretaría de Salud.

Explicó que por los procesos legales no se puede dar a conocer el monto real estimado por Gobierno del Estado, pero aseguró que la cifra se encuentra muy por debajo de la que se pretende cobrar.

Aseguró que la posición de la empresa se ha mantenido irrefutable y que incluso se niegan a revisar los adeudos, por lo que al carecer de voluntad política se tuvo que dar paso al proceso de expropiación de bienes.

BENEFICIOS A LA SALUD DE LOS VERACRUZANOS

Al respecto, el procurador fiscal José Ramón Cárdenas Shaadi detalló que se trata de un procedimiento completamente apegado a derecho y que para la presente administración estatal lo más importante son los veracruzanos y su salud.

Advirtió que el Gobierno del Estado no escatima en tomar decisiones serias y completamente apegadas a derecho y con base en la legislación federal y en la estatal.

Dijo que este procedimiento cuenta con sustento legal al aclarar que ha sido estudiado y trabajado desde hace varias semanas.

Explicó que la solicitud inició de parte de la Secretaría de Salud y que procede de un dictamen técnico ya evaluado por la dirección de Patrimonio del Estado que acredita la causa de utilidad pública para que los servicios de salud no se detengan.

El siguiente paso fue notificar a la empresa Finamed de esta situación y respetar su garantía constitucional de audiencia para que se defienda, puntualizó.