Xalapa
"Volcancillo" en el municipio de Ignacio de la Llave
Con una altura de aproximadamente 2.5 metros y un diámetro de casi 2 metros, se puede ver lo que los pobladores de El Salitral han denominado desde hace casi cien años "El Volcancillo"
Diario de Xalapa
14 de mayo de 2012

José Morales

Ignacio de La Llave, Veracruz.- Con una altura aproximada de 2.5 metros y un diámetro de casi 2 metros, se puede ver lo que los pobladores de El Salitral han denominado desde hace casi 100 años "El Volcancillo".

En su interior un lodo burbujeante y de color gris como si se tratara de "cementante" hirviendo es exhalado por momentos y da la impresión de que es lava de un volcán activo al caer por sus costados.

Los pobladores de dicha comunidad del municipio de Ignacio de la Llave piden a las autoridades que de una vez por todas les digan si están en peligro o sólo se trata de algo inofensivo.

Aunque nadie sabe bien desde cuándo está ese fenómeno, Alfredo Vidal Marcial, quien tiene 70 años de edad y vive a escasos 500 metros del volcancillo, refiere que desde que tenía 7 u 8 años ese lugar ya existía y sus padres le hablaban de ello.

Calcula que ese volcán tiene por lo menos 100 años de existencia y refiere que en el día por el ruido y las ocupaciones de la gente casi no se percibe su rugir, pero aseguró que en las noches, cuando todo se apaga y queda en silencio, se escucha un hervidero bajo el volcán, el cual se acompaña del "glup", "glup" de los lodos que exhala, revientan y escurren por sus costados.

Aunque de apariencia inofensiva el volcán se ha ido transformando a través de los años y ha ido cambiando también su entorno, Vidal Marcial recuerda que el volcán ha alcanzado 30 metros de altura.

Refiere que el volcán originalmente estaba en una laguna que abarcaba aproximadamente hectárea y media, pero con los lodos que salen de su interior ha ido rellenado ese cuerpo de agua y otra laguna que colinda con ese sitio, por lo que ahora todo lo que se ve a su alrededor es simplemente relleno que ha arrojado el propio volcancillo.

Expresa que el nombre de salitral se le da a esa comunidad porque los lodos que salen del volcancillo son salados y hay gente que los ha probado e incluso ha intentado repellar sus casas con ese material, pues tal parece que se tratara de cemento, pero asegura que esos lodos despiden un olor feo, como si se tratara de gas, razón por la cual no lo ocupan para nada.

A través de los años, comenta, muchas personas y autoridades han ido a ver ese fenómeno y han buscando una explicación, pero hasta la fecha nadie les da una explicación satisfactoria y no saben si corren o no peligro o si deben o no dejar sus casas.

Los que más les han dado información, dice, son los trabajadores de Pemex, quienes les comentan que al parecer se trata de un respiradero de gas y por eso confían en que no se trate de algo peligroso.

Recientemente, dijo, han acudido autoridades de la Universidad Veracruzana y de la Secretaría de Protección Civil, quienes se han comprometido que en dos meses pudieran tener una respuesta y saber si esto representa un peligro o no para la población de El Salitral y en general para el municipio de Ignacio de la Llave y otros que colindan con el lugar.



- Volcán o respiradero de gas

Al recorrer el lugar se pudo constatar que existe un montículo principal de aproximadamente 2.5 metros y de 2 metros de diámetro, el cual contiene en su interior lodos de color gris, que a intervalos brotan liberando calor y en algunas ocasiones arroja parte de esos lodos a sus costados.

Se puede ver claramente cómo esa mezcla de color gris se mantiene caliente al interior del volcán e incluso al liberarse algún tipo de gas o aire este provoca burbujas y hasta una especie de chorros que son arrojados hacia arriba.

Sin embargo, no sólo se trata de este montículo principal, pues existen otros dos "chipotes", como le llaman los pobladores, que están a los lados de este principal volcancillo y que, al igual que el otro, también hierve en su interior y se libera una especie de aire o gas que provoca exhalaciones y escurrimiento de lodos.

En el más pequeño y alejado del montículo principal claramente se escucha cómo hierve en su interior y, pasados algunos minutos, sobreviene la exhalación, primero el más alejado, luego el mediano y al final de un periodo de tiempo determinado, el montículo mayor es el que hace erupción y libera la mayor cantidad de lodos.

Estos lodos al secarse se transforman en una especie de plastilina, la cual, al irse secando, se transforma en lodos y finalmente termina endureciéndose como si se tratara de una piedra.

Ante este fenómeno geológico, se deberá esperar a que las autoridades de la Universidad Veracruzana y de la Secretaría de Protección Civil del Estado determinen qué está causando ese volcancillo, no de ahora, sino por lo menos 100 años.