Policiaca
En La Colonia El Mirador
María Paula Álvarez Ríos, si usted la ha visto llame a las autoridades. Foto: Carlos Hernández / Diario de Xalapa.
Secuestro

Diario de Xalapa
1 de noviembre de 2010

Nidia Sánchez

"Me das a la niña o matamos a las dos". Con esta amenaza arrancaron de los brazos de la abuela a la niña María Paula Álvarez Ríos, de cinco años, secuestrada ayer en el transcurso de la tarde en la colonia El Mirador, por dos sujetos armados y encapuchados que las esperaban y vigilaban desde un automóvil Honda.

Los hechos se registraron cuando María Paula llegaba con su abuela a su domicilio de la calle Jorge Serdán norte número 66 de la colonia El Mirador y bajaban de una camioneta Xcape alrededor de las 18:30 horas, donde las esperaban dos hombres que descendieron de un automóvil Honda, color verde.

Primero colocaron el arma en la cabeza de la señora Graciela López Ruiseco, de 63 años, exigiéndole que entregara a la niña, por lo que en un acto desesperado la angustiada abuela dijo que entonces se las llevaran a las dos y no iba a ocasionar problemas.

Pero esto disgustó a los sicarios que respondieron: "Me das a la niña o matamos a las dos". Al tiempo en que agregaron: "Tranquila, no llame la atención o la matamos".

Esto ocurría ante la mirada atónita de testigos que sólo atinaron a llamar a la Policía Intermunicipal Xalapa-Banderilla-Tlalnelhuayocan, que llegó más tarde para interrogar a doña Graciela López en medio de una crisis nerviosa.

Tras estos acontecimientos, la madre de la menor Graciela Ríos López acudió apesadumbrada anoche a la Agencia Primera del Ministerio Público Especializado en Delitos Sexuales y Contra la Familia para presentar la denuncia por el secuestro de su hija María Paula.

Graciela Ríos espera la colaboración de las autoridades para evitar que su hija pueda salir del Estado o del país.

La mujer expresó en su denuncia que sospecha de su ex pareja Abel Álvarez Villarreal, vecino de la calle río Papaloapan de la colonia Cuauhtémoc de esta capital, dueño de la empresa "Álvarez Distllery", ya que aun cuando ella cuenta con la custodia de la niña, el padre se ha empeñado en tratar de separarlas denunciándola por supuesta violencia familiar, acusación de la que salió libre debido a que no había pruebas.

Severamente lastimada por no saber el paradero de su hija María Paula Álvarez Ríos, espera que cualquier persona que la reconozca llame a las autoridades para que pueda regresar a su lado.

Hasta el cierre de la edición Graciela Ríos López y su madre Graciela López Ruiseco continuaban en la Fiscalía Especializada declarando en torno a los hechos.

Sin tener la certeza de quién está detrás de este plagio, pide que la cuiden y se la regresen.