Policiaca
Venganza del crimen organizado contra Pemex
Militares en el sitio de la balacera. Foto: Diario de Xalapa
Por frenar a los "chupaductos" mataron a ingenieros de la paraestatal
Diario de Xalapa
1 de junio de 2010

Redacción/Diario de Xalapa

Poza Rica, Veracruz.- A 48 horas de registrarse una nueva sacudida por parte del crimen organizado en esta ciudad, que participó en una balacera en el conocido centro comercial "Gran Patio", de manera extraoficial se dijo que las víctimas mortales de la balacera que se produjo el domingo fueron identificadas como Luis Cepeda y Pedro Zapatero, al parecer ambos funcionarios de la paraestatal Petróleos Mexicanos, además de que en el ataque resultó lesionada una mujer que fue trasladada al Hospital Regional de esta ciudad, para su atención médica.

Sobre la ejecución de los ingenieros de Pemex, que fueron acribillados en el interior de un automóvil tipo Bora, color negro, modelo 2010, que presentaba alrededor de sesenta impactos producidos por armas de fuego de diversos calibres, cuando se encontraban en el estacionamiento de la plaza "Gran Patio" en esta ciudad en donde iban de paso -pues ambos tenían su domicilio en el Distrito Federal- trascendió que su muerte pudiera estar relacionada con las acciones para evitar el robo de combustible que bandas delictivas han intensificado "ordeñando" ductos de la paraestatal.

Los cadáveres de las víctimas fueron encontrados por las autoridades en el interior del miniauto que estaba en el estacionamiento de la citada plaza comercial, por cierto la más grande de esta ciudad, cuando sobrevino el ataque del grupo armado, al parecer como consecuencia del impedimento para realizar actividades ilícitas, como es el robo de hidrocarburos que realizan los llamados "chupaductos", en el norte de Veracruz.

Extraoficialmente se sabe que la balacera suscitada al filo de las 18:00 horas del domingo en la plaza comercial "Gran Patio", ubicada en el kilómetro 47 de la carretera Poza Rica-Cazones, dejó como saldo dos personas fallecidas, ingenieros que trabajaban para la paraestatal Petróleos Mexicanos, quienes presuntamente habían sido objeto de amenazas por impedir que los "chupaductos" realizaran "ordeñas" de ductos de Pemex.

De acuerdo con testigos, algunos de los cuales estaban de compras en las tiendas departamentales o en las salas cinematográficas, horrorizados narraron la forma en que vivieron la balacera, manifestando que el enfrentamiento se originó en un casino que está en la misma plaza comercial, asegurando que una persona quedó muerta justo frente a la negociación Wal Mart que está precisamente junto al salón de juegos, otro más en el estacionamiento y uno casi a las puertas del lugar.

Los mismos testigos refieren que la balacera se prolongó por espacio de media hora, por lo que el pánico se apoderó de la gente que se encontraba en esos momentos en la plaza comercial y al escuchar las primeras detonaciones, las personas buscaban un refugio para no ser alcanzadas por las balas, la crisis hizo presa a niños, jóvenes y personas adultas que a esa hora tenían abarrotado el lugar, algunos incluso sufrieron desmayos y otros perdieron hasta el calzado que se quedó tirado en el piso.

En cuestión de segundos el enfrentamiento se recrudeció en el área entre el Gran Patio y Sam´s Club, dentro y fuera del extenso centro comercial, hasta donde minutos después arribaron elementos del Ejército Mexicano que tomó control de la situación y protegía la integridad de las personas que permanecían tiradas en el piso en el área de los cines y en las tiendas y restaurantes que se encuentran en el lugar y que intentaban salir de ahí, sin embargo, el Ejército sitió el lugar y comenzó la localización del grupo armado que protagonizó la balacera.

Después de los violentos hechos llegaron elementos de la policía estatal y del Ejército Mexicano, así como ambulancias que solamente encontraron los cuerpos de tres hombres que al parecer fueron acribillados con armas de las llamadas cuernos de chivo.

Los testigos mencionaron que no hubo intercambio de disparos, que solamente vieron cómo varias personas sacaron de sus ropas algo así como ametralladoras y dispararon sobre tres personas que caminaban hacia un vehículo, pero ya no supieron más porque se tiraron al piso.