Querétaro
Cae banda de secuestradores
Como resultadode los cateos a la casa de seguridad se recuperaron más de 110 mil pesos, así como un arma calibre 9 milímetros. Foto Manolo Medina./Diario de Querétaro.
Diario de Querétaro
9 de septiembre de 2008

Luis Gerardo González

Querétaro, Querétaro. Fueron aprendidos y presentados por la PGJ del estado, tres de los sujetos que privaron de la libertad a un empresario en el municipio de San Juan del Río.

Como lo diera a conocer oportunamente DIARIO DE QUERETARO el día de ayer, Faustino Alcántara Pérez, Fernando Octavio y Juan Carlos De Alba Valle ya se encuentran a disposición de las autoridades luego de acreditar su participación en el secuestro de un empresario en San Juan del Río.

Cabe recordar que el pasado 1° de septiembre, el ingeniero Santos Iván Villeda Reséndiz, fue plagiado a las afueras de su negocio por un comando de hombres encapuchados y armados. En el momento trascendió que los secuestradores utilizaron dos vehículos: una camioneta tipo Lobo blanca y una Honda azul.

Ante este hecho, ocurrido en las inmediaciones de la colonia Loma de Guadalupe, en el municipio de San Juan del Río, se dio inicio a la averiguación previa SC/059/2008, posterior a la denuncia de los familiares.

A partir de entonces, la Unidad Especial Antisecuestros de la Procuraduría tuvo luz verde por parte de la familia para dirigir el proceso de negociación con los secuestradores, quienes en un principio solicitaban la cantidad de 5'000,000 de pesos por la liberación del ofendido.

El personal comisionado acordó con los plagiarios la entrega de 830,000 pesos a cambio de liberar a la víctima sin daño físico alguno. Casi 42 horas después, es decir, la madrugada del miércoles, el ingeniero fue liberado por sus captores. Una vez a salvo la vida del ofendido, las acciones de Policía Investigadora Ministerial tuvieron la mayor cobertura y despliegue.

A raíz de esto, el pasado domingo 7, a las 4:00 horas, se logró la detención de Juan Carlos y Fernando, ambos de apellidos De Alba Valle; también se aseguró a Faustino Alcántara Pérez, autores intelectuales y líderes de la banda de secuestradores.

Después de realizar las diligencias correspondientes, el Ministerio Público solicitó y obtuvo del Juez Primero de Primera Instancia de San Juan del Río, autorización para desahogar tres cateos.

El primero se realizó en el inmueble identificado como la casa de seguridad, ubicada en la comunidad de Loma Linda; el segundo tuvo lugar en el domicilio de Faustino, localizado en la calle Río Nazas, colonia San Cayetano y finalmente en la comunidad de El Rodeo, se cateó el domicilio de los hermanos De Alba Valle.

Como resultado de los cateos, se pudieron recuperar más de 110,000 pesos, parte proporcional del botín perteneciente a los hermanos De Alba Valle, así como un arma calibre 9 mm.

En la casa de seguridad utilizada por los delincuentes para mantener privado de su libertad al ofendido, se localizaron evidencias de su cautiverio e incluso sus tarjetas de presentación, entre otros objetos personales del entonces secuestrado.

De las investigaciones realizadas por la Procuraduría, se desprende que Juan Carlos De Alba Valle cuenta con 35 años de edad, es originario del Estado de México y vecino de San Juan del Río, de ocupación comerciante. Fernando Octavio De Alba Valle tiene 27 años de edad, es originario de Villahermosa, Tabasco, y vecino de San Juan del Río; ambos sujetos son adictos a la cocaína.

Finalmente, Faustino Alcántara Pérez, es originario del Estado de México, cuenta con 52 años de edad, vecino de San Juan del Río, y dijo ser transportista. De igual modo, se solicitó a las autoridades judiciales el arraigo de los tres imputados para continuar la investigación; respecto de los cómplices de los líderes de esta banda delictiva, se sabe que provienen del Estado de México.

En conferencia de prensa, Alejandro Echeverría Cornejo, director de la Policía Investigadora Ministerial en el estado, dijo que se solicitará el apoyo de las autoridades ministeriales del Estado de México, para atrapar al resto de los participantes en el plagio.

Con estas acciones, la PGJ se apuntó un éxito más en el combate al crimen organizado ya que, de acuerdo con cifras de la propia Procuraduría, de los seis casos de secuestro denunciados de 2003 a la fecha, todos se han resuelto positivamente en cuanto a la integridad física de las víctimas y en cinco de ellos se ha evitado el pago de rescate.