Tapachula
Ya no se regalan juguetes tradicionales en el Día del Niño
El uso del juguete popular ha disminuido por causa del crecimiento urbano, el desarrollo tecnológico, la influencia de los medios de comunicación. Foto: Diario del Sur.

Ahora prefieren los juegos electrónicos o computarizados

Diario del Sur
29 de abril de 2012

César Solís

* Los juguetes tradicionales mexicanos cumplían la doble función de incentivar la imaginación infantil, adquirir algunas destrezas e incluso fomentar la camaradería

Tapachula Chiapas.- Los juguetes tradicionales mexicanos, han quedado en el olvido y ahora sólo se les ve como artesanías de lujo en alguna exhibición o bien como adorno de la casa u oficina, debido a que los niños ahora prefieren los videojuegos o juguetes electrónicos.

Juegos como la lotería, marionetas, baleros, carritos o trenes de madera, trompos, muñecas de trapo o tela, han dejado de ser del agrado de los infantes, ahora bien dicen que "son antiguos o fuera de onda".

Antes de hablar de los juguetes típicos, como también se les conoce, hemos de referirnos a los juegos y al sentido que ellos le daban a la vida y a las actividades infantiles, en las que el niño creaba un mundo imaginario con diversos objetos.

El juguete artesanal estuvo en un lugar de privilegio para los niños; a lo largo de muchas generaciones los mexicanos se divirtieron y desarrollaron destrezas y habilidades, retando a la suerte y creando mundos imaginarios a través de estos.

Los juegos tenían una doble función intrínseca; primero, crear un mundo de fantasía y segundo, educar, pues desarrollaban la parte creativa del pensamiento y hasta de sentimientos humanos, ya que se fomentaba la camaradería entre quienes participaban en estos juegos.

Según la gerente del Instituto Casa Chiapas en Tapachula, Mónica Seis González, lamentó que la tecnología haya desfasado algunas cosas y, entre ellos, a los juguetes didácticos o juguetes tradicionales para los niños, ya que en el mercado ahora imperan los videojuegos y hasta los juguetes bélicos que en nada contribuyen a la formación de los niños.

Por fortuna, el Instituto Casa Chiapas del Gobierno del Estado, se ha convertido en el escaparate y la oportunidad de comercializar los productos de cientos de artesanos de la entidad, sin embargo, son pocos los padres de familia que se deciden en obsequiar un juguete tradicional, valorar lo que se hace aquí y contribuir a que no se mueran los juegos tradicionales.

Seis González resaltó, que "los artesanos de Chiapas trabajan algunos juguetes en madera que son totalmente elaborados a mano y por lo tanto son únicos, ya que no existe otro igual y además se manejan a precios accesibles, inclusive más baratos y de mayor calidad que los de origen chino".

"Generalmente estos juguetes nos los compran las escuelas y algunos institutos, sin embargo, invitamos a toda la población a que venga y los conozca, es el juguete tradicional del carrito, el tráiler, el helicóptero, el carrito de carga, el acarrea madera, el que acarrea arena, son juguetes tradicionales muy bonitos, hechos por artesanos de San Cristóbal y de Berriozábal".

Incluso dijo que muchos juguetes son fabricados y se venden sin pintura para que los propios niños los pinten, los decoren y echen a volar su imaginación para hacer sus propios diseños.

Para comprar calidad en los juguetes, Mónica Seis, invitó sólo a visitar establecimientos debidamente registrados, ya que hasta los juguetes artesanos son presa de plagio y producción en serie, pero de muy mala calidad.

"Desgraciadamente ahorita están fusilándose todas las ideas y produciéndolos en serie, y estos juguetes ellos ya los están haciendo pero con un diferente acabados e inclusive la calidad de la madera que vendemos aquí, pues es una madera diferente, es madera local, aparte que le estamos dando trabajo a artesanos chiapanecos".

Cabe hacer mención, que a través de los juguetes tradicionales se contribuye al rescate y conservación de los rasgos culturales, además que son juguetes no peligrosos y que estimulan la imaginación de los niños, contribuyen a que los menores se vayan formando con la idea para elegir un oficio cuando estos ya sean adultos.

Desafortunadamente en los mercados cada vez observamos menos locales que ofrezcan este tipo de juguetes, porque los modernos o electrónicos son los que predominan, los niños ya no piensan en canicas, ni trompos, resorteras o baleros, buscan lo moderno, lo electrónico.

El tiempo todo lo cambia y ha cambiado también el gusto de los niños; pero son los papás los que deben saber qué juguete le regalan a sus hijos, son ellos los que finalmente deciden si les compran juguetes sofisticados o si adquieren los tradicionales juguetes mexicanos para hacerlos pensar, estimular su creatividad y hasta hacerse de mañas para lograr ser los mejores con algunos de ellos.

Por ello, en este Día del Niño, los padres de familia pueden regalar un bonito juguete, tradicional, original y además contribuir con los artesanos chiapanecos y sus familias. Una buena opción para realizar la compra es visitar el Instituto Casa Chiapas, que se ubica en la central oriente entre la 1ª y 3ª avenida norte, a media cuadra del Parque Bicentenario en Tapachula.