Chiapas
La Piedra de Huixtla, segunda roca más grande del mundo
Imponente luce la Piedra de Huixtla, la segunda roca más grande del mundo. Foto: Diario del Sur.

Riqueza y patrimonio natural de los chiapanecos

Diario del Sur
14 de enero de 2010

Lorena Wilder Hernández

* El majestuoso sitio es ahora un sitio turístico.

* Caminos han sido pavimentados para acortar distancias.

Huixtla, Chiapas.- Con sus 160 metros de altura, la Piedra de Huixtla puede ser divisada por todos los habitantes de esta población y algunos municipios aledaños. Se ubica en el ejido Santa Rita Coronado, en la parte alta del municipio, a una hora de la cabecera municipal. El citado ejido está habitado por sesenta familias que de generación en generación han vivido rodeados de tan impresionante roca y se han encargado de transmitir las historias y mitos que la envuelven.

El símbolo natural que representa a los huixtlecos, cuenta con 600 metros de circunferencia, que abarcan cuatro fracciones de terrenos de distintos dueños que se han unido para permitir a los turistas llegar a conocer esta riqueza natural. Durante años, el sitio turístico ha permanecido en total abandono; tristemente, son muy pocos pobladores de esta localidad los que conocen las riquezas naturales que rodean a la enorme roca.

Cansados de vivir en la marginación y en el olvido, las familias que habitan en el Ejido Santa Rita Coronado decidieron agruparse y formar una sociedad cooperativa a la que denominaron "Barrio La Piedra". Dicha sociedad está compuesta por quince jefes de familia representados por Nemesio Soto Méndez, quienes se encargan de darle mantenimiento al lugar, recibir a los turistas y fungir como guías contándoles las diversas historias encantadas que han surgido en el pasar de los años.

El líder de los socios narró al Decano del Periodismo en Chiapas que una de las principales historias que se cuentan de esta majestuosa piedra es que era una gran campana que se convirtió en piedra, en donde veinte hombres la traían a cuestas desde el vecino país de Guatemala, Centro América, pero después de un mes de viaje se sintieron cansados y al llegar a esta montaña decidieron descansar dejándola sobre 3 piedras. Al escuchar a un gallo cantar, un burro rebuznar, un caballo relinchar y una campana repicar, debían levantarla de nuevo para continuar el viaje.

Los hombres estaban tan cansados que no escucharon la señal y cuando quisieron levantarla no pudieron, se convirtió en piedra y quedó mirando al este. Los pueblos y fincas tuvieron entonces cosechas en gran cantidad de cacao, frutas, arroz, frijol, maíz, café y todos los cultivos que se dan en la región. Por ello, en agradecimiento se ofrecía a la piedra, después de cada cosecha, aguardiente, puros, flores, sangre de animales, entre otras cosas.

A pesar de las historias que se narran de la Piedra de Huixtla, de lo bello e impresionante del lugar, dicho sitio no era visitado ni explotado por los huixtlecos, sin embargo, de dos años a la fecha, la piedra ha sido una de las más visitadas gracias al proyecto de infraestructura básica que la sociedad cooperativa pudo lograr a través de la dirección de Desarrollo Económico Municipal.

Durante una entrevista exclusiva con el director de dicha dependencia, Jesús González Armendáriz, informó que la Piedra de Huixtla es una riqueza natural de la cual todos los huixtlecos se deben sentir orgullosos, ya que es la segunda roca más grande del mundo que se tiene registrada.

Mencionó que si antes se hacía más de dos horas para llegar al lugar debido a las pésimas condiciones en que se encontraba el camino, en la actualidad el recorrido es de una hora, pues la mayor parte del camino está pavimentado y una parte fue estructurada con empedrado, lo que facilita el acceso. Además indicó que en el lugar ya se cuenta con estacionamiento, restaurante donde venden comida campirana para los visitantes, baños públicos y se han instalado sillas y mesitas de concreto para que las familias degusten sus alimentos preparados, además de una alberca con agua que nace cerca de la piedra.

Agregó que se están haciendo barandales para cercar el camino que rodea la enorme roca, así como unas escaleras para bajar a la cueva que se encuentra cien metros hacia abajo dentro de la piedra donde se puede apreciar un río que corre por sus entrañas. Por otro lado, mencionó que se creará una escalera que llegue hasta la punta de la roca y una protección para el mirador panorámico.

Por último dio a conocer que de diciembre a la fecha se tienen registrados cerca de tres mil visitantes que día con día suben a dicho poblado para conocer el majestuoso lugar, además de recargarse de energías, ya que uno de los mitos son las chacras de energía que proyecta esta belleza natural, mientras que otros llegan a realizar actos de brujería y conjuros o simplemente a pedirle a la piedra que bendiga las cosechas de este año, tal y como lo marca la leyenda. El director invitó a todos los huixtlecos y habitantes de municipios vecinos a visitar esta belleza natural que se encuentra en la orgullosamente llamada Ciudad de la Piedra.