Opinión
Filiberto Juárez Córdoba
A diestra y siniestra

El Sol de San Luis
19 de enero de 2008

* Esta columna aboga por los "nutricongresilonches"

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- FALSA DE TODA FALSEDAD resultó la aseveración de que de cada 10 potosinos seis son obesos. Nos dimos a la tarea de hacer un pequeño recorrido por el centro histórico de San Luis Potosí y saludamos a unas 100 personas, todos amigos; palabra, andaban algo pasados de tamales, sería por las pasadas posadas o por lo que fuera, pero no encontramos por ningún lado los cuarenta que se supone deberían tener el privilegio de la esbeltez. Lo que sucede es que, como siempre, nos quieren escatimar méritos mandándonos al 4º lugar cuando podemos tener el primero. También quedó al descubierto una paradójica circunstancia: antes se creía que la gente estaba flaca por falta de dinero, y ahora resulta que los gordos lo son por ser de escasos recursos. A varios de los que nos encontramos les preguntamos si les interesaría bajar kilos para recuperar la figura de los años adolescentes, y nos contestaron que sí, pero que les resulta imposible porque los tratamientos son costosos. Vamos a esperar los resultados de lo que planean los diputados para combatir la obesidad en los escolares potosinos. Además de prohibir los alimentos chatarra en las tiendas o cooperativas escolares, bien pudieran, como las despensas, incluir en su repertorio de estrategias para acercarse a la gente un programa de reparto de refrigerios escolares. En la legislatura anterior una diputada buscó promover la instalación de máquinas expendedoras de condones en los centros de diversión; en ésta puede resultar mejor que insistan en las maquinitas, pero que éstas expendan nutricongresilonches, y que se coloquen en los patios de recreo de las escuelas.

A PARTIR DE UNA SERIA INVESTIGACION de médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social, algunos científicos potosinos -dominan la ciencia de componer el mundo en el café- han elaborado la audaz teoría de que todos nuestros políticos son personas muy dulces, además de que sus promesas siempre han sido melosas. La gente sabe -y algunos políticos como José Carmen García Vázquez lo reconocen-, que a todos los que se dedican a la función pública les zumban las orejas. Como siempre tienen quien los critique o hable de ellos, el zumbido en sus oídos es casi permanente, pero además tienen la costumbre de no escuchar a nadie. También es conocido y notorio que muy seguido pierden el equilibrio, sufren de vértigo, se marean pues. Bien, siendo esas condiciones inherentes a los esfuerzos grilleriles, los médicos del IMSS han descubierto que la sensación de zumbido en los oídos y la pérdida del equilibrio, así como la disminución auditiva, son indicativos de diabetes mellitus tipo 2. Nosotros creíamos que eran defectos, pero ahora resulta que son síntomas de que tienen azúcar.

EL PERSONAL DEL IMSS RECOMIENDA, ante la sospecha de diabetes, una dieta sin azúcares, no tomar jugos en ayunas y reducir el consumo de frutas. Se deben modificar los hábitos alimenticios evitando los que elevan los niveles de glucosa en la sangre, como cocteles de frutas con crema chantilly, ciruelas pasa y nueces. Sobre todo, no hay que tomar refrescos. Cosa difícil de cumplir ya que México tiene el segundo lugar en el mundo en consumo per cápita de refrescos, sólo nos ganan los yanquis. Si a los ciudadanos comunes les resulta difícil controlar la diabetes por los refrescos, a los políticos más, porque ellos jamás podrán evitar las refrescadas.

EN SERIO Y CON TODA seriedad, si usted tiene algún síntoma de los mencionados, o por cualquier otra causa cree que puede tener diabetes -o azúcar, como dice el pueblo- acuda al IMSS o a cualquier institución del sector salud para que le hagan las pruebas correspondientes y le den el tratamiento adecuado. La diabetes es una enfermedad crónica incurable, pero tiene la ventaja de ser controlable. Si se detecta a tiempo sus efectos pueden aminorarse.

QUE UN DIRIGENTE OBRERO, Héctor Serna Camacho, de la CROC, señaló tajante que el aumento a los salarios mínimos es insuficiente y una burla para los trabajadores. Para dar ese incremento no se tomaron en cuenta los fenómenos de la economía actual, se decidió al puro tanteo, aseguró, perjudicando con ellos a los trabajadores. NOSOTROS DECIMOS: Si el aumento fue al tanteo Señalan algunas gentes Es porque esos dirigentes Los defienden al tonteo.

adiestraysiniestra_3@hotmail.com
Columnas anteriores
Columnas

Cartones